EL GUERRERO EMOCIONAL
5 (100%) 8 votes
El guerrero emocional. Todo es emoción. Nosotros como humanos somos una fábrica de emociones. Es decir que producimos emociones como si se tratara de una fábrica de galletas.

Durante casi las 24 horas del día, nuestra maquinaría (cuerpo y mente) genera un campo emocional de cualquier tipo. La mayoría del tiempo no somos conscientes de esto, porque siempre prestamos atención a otras cosas.

Estamos casi siempre dedicandonos a los quehaceres, generando una multitud de tareas cuya función es provocar “un sentir desde nuestro ser” (suena muy espiritual todo eso). Sea lo que sea que estés haciendo,  consciente y/o inconscientemente se traducirá en un estado emocional.

¿Por qué entonces mencionamos a un guerrero emocional?

Porque estamos en una guerra, sobre todo con nosotros mismos. El humano, debido a todo lo que ha sido condicionado durante décadas (leer: La cárcel de niños), está programado para hacer y desarrollar tareas constantemente. Todo me parece excelente siempre y cuando esas tareas sean generadas desde tu interior, lo que es poco común (de ahí vienen muchos de los sufrimientos). La mayoría de las veces generas “un quehacer” sin estar conectado con tus deseos internos. Haces por hacer en vez de hacer siendo.

Eres un campo emocional con brazos y piernas. Puedes pasar del amor a la rabia o de la tristeza hacía el alegría en cuestión de 0,2 segundos. Por supuesto todo dependerá de tu entrenamiento emocional previo y el condicionamiento de tus experiencias pasadas. Para mi, las características que poseemos como humanos se crean de acuerdo a cómo uno mismo genera y crea su campo emocional.

Yo nací en el campo de los ultra emocionales (leer: Persona Altamente Sensible) nuestro sentir está multiplicado por 1000 comparado con una persona de un perfil emocional más “estándar”. Pertenecer a ese grupo de personas, tiene sus pros y por supuesto sus contras. Siempre le vi las contras hasta el día en el que decidí emplearlo para ayudar a otros. Es una de las mejores herramientas que existen.

Las emociones son el portavoz de ese mundo. Cualquier ser de este planeta se expresa desde sus emociones. Lo que ocurre es que muchos de nosotros no hemos aprendido a usarlas y por supuesto a equilibrarlas. Lo que resulta en una vida con muchas frustraciones, represiones y malestar.

-¿Estás donde quieres estar?
-¿Te rodeas de la gente que te corresponde?

-¿Haces lo que quieres?
-¿Te dedicas a lo que te apasiona?
-¿Vives la vida que quieres?
-¿Hablas como quisieras hablar?
-¿Sientes lo que deseas?

Son preguntas claves, porque dentro de ellas se esconde “una emoción”. Si esa emoción se estanca y no se experimenta, se reprimirá en ti y te causará daños.  Mientras más emocional eres, más alto será el costo. Créeme, he sido del grupo de la “gran reserva emocional” durante mucho tiempo y no es nada agradable.

Por lo tanto debes aprender a trabajar con tus emociones y muchas veces luchar con/contra ellas. De ahí nace el guerrero emocional.

El guerrero emocional: ¿Cómo puedes luchar contra algo que está dentro de ti?

Como lo habrás descubierto, las emociones se encuentran dentro de ti y no fuera. Al tomar consciencia de tu capacidad emocional interna, tu visión de la vida cambiará.

Eres un motor de emociones, por lo tanto “emocionas bien”, esto quiere decir que debes aprender a retomar el control de tus emociones y no dejar que ellas te controlen a ti. Suena raro al principio porque nadie habla de estas cosas, todo lo contrario.

Solemos reprimir emociones y pocas veces hablar de ellas con sinceridad y honestidad. El costo del sufrimiento interno es muy alto por más que lo escondas. Siempre habrán personas más resistentes que otras, pero más temprano que tarde, igual terminan cayendo, sobre todo cuando llega la decaída del cuerpo físico.

He conocido a muchas personas cerradas y/o bloqueadas a nivel emocional, muestran solamente una máscara de ellos mismos. Por supuesto, detrás de ella se esconde un ser maravilloso, pero muchas veces la máscara ocupa demasiado espacio y no deja aparecer la esencia propia de la persona.

Si decides expresar una parte incompleta de tu ser, automáticamente generarás una realidad falsa o ficticia que provocará de cierta manera experiencias internas que pocas veces serán agradables. Esto te hará entrar en ambiente más semejante a ti, un círculo de personas “falsas” escondiéndose detrás de su propia realidad emocional también.

Nos reflejamos en lo que somos.

Si vivir así te vale, de momento todo será perfecto, tú eliges la vida que quieres vivir (leer: Cómo transformar tu vida en un juego). Para la mayoría de las personas que haya conocido en mi camino siempre el inicio de la introspección emocional es algo bastante duro.

-Contemplación de una realidad interna que no corresponde a la de afuera.
-Mucho malestar escondido.
-Huidas externas.
-Mucho problemas con el vacío, la muerte, estar solo/a.
-Apego a lo material.
Etc.

Que se traducirá en:

-Estoy cansado/a de lo que vivo.
-Mi gente no me comprende.

-Siento que llevo todo solo/a.
-Suelo esconder lo que siento.
-Tengo la sensación de vivir en un mundo falso.
-No me gustan las personas que me rodean.
-Me duele mucho.
Etc.

Es necesario de una manera u otra que tomes consciencia de todas estas limitaciones y que comiences tu proceso de limpieza. Es decir sumar emociones y experiencias emocionales más positivas que negativas.

Nunca podemos borrar el pasado, solamente podemos sumar nuevas memorias y etapas con el fin de crear una realidad más semejante a la que aspiramos en el presente.

Para ello es necesario comenzar a crear nuevas realidades desde fuera o dentro de nosotros mismo, como siempre tú eliges.

Realidad interna

Como guerrero emocional debes comprender que tu poder interior es masivo, es decir, tienes acceso a una capacidad ilimitada de poder creativo. No importa tu edad, tu género, tu raza o tu poder adquisitivo, vas a ser capaz de generar creatividad gracias a tu poder mental, una realidad interna.

Por supuesto a más mejores ese campo intelectual o mental, conociendo otras realidades (lo ideal: una realidad mejor que la tuya), te ayudará con más facilidad a generar ideas y paradigmas nuevos.

Déjame darte un ejemplo:

Quieres aprender y descubrir el mundo del baile social (Salsa, bachata, kizomba, tango). De momento no tienes idea de lo que es bailar, el ritmo, la música y los sitios donde se puede practicar. etc. Lo único es que sabes que quieres aprender.

Es necesario que dediques el tiempo necesario  para informarte y comprender todo el mecanismo si quieres llegar a experimentar bailar con “flow” algún día. Por supuesto puedes pasar a la acción directamente y meterte en clases o irte a una discoteca de bailes sociales y ponerte a prueba. Creeme si no estás informado/a el resultado será algo regular. He visto a más de uno/a.

Te hablo del baile porque dediqué muchos años de entrenamiento, clases y ensayos para poder bailar y disfrutar el mundo nocturno de los bailes de pareja.

Era la persona más torpe que podía existir, nada me salía bien y estuve así durante meses, cosa que no suele pasar sobre todo cuando tomas clases diarias. Muchas mujeres “me rechazaban” preferienndo bailar con otros y por más que me empeñaba no me salía. Mi propio profesor (uno que en su momento había formado a miles de personas) me recomendó dejarlo porque realmente no veía salida. Me decía que tenía una muy buena actitud pero que en si, el baile no era lo mío.

Sin saber el método que te voy a explicar dentro de un instante, aplicaba de manera constante una realidad interna “falsa empoderada”.

Me imaginaba proyectándome en el futuro bailando, siendo un crack, con la chicas más guapas estando todas loquitas por compartir la pista conmigo. Por supuesto todo era mental, y la realidad externa era todo lo contrario. Pero en muchas ocasiones mis emociones mientras me proyectaba mentalmente siendo “el crack” de la pista se activaban. Era cada vez más real (al nivel de mi realidad interna)

La cosa es que la realidad en el mundo externo era muy cruda y más de una vez me quedaba fuera de la pista mirando como los demás mejoraban y tenían más éxito. Mi autoestima más de una vez se iba por el suelo y volvía a casa derrotado, pero decidí seguir.

Seguí sin parar, día tras día, hasta que llegó el día en el que comencé a conectar. Me llegó todo de repente, comenzaron a encajar las piezas de un rompecabezas completamente esparzo. Pegue un salto a la realidad.

Años después, me encontré más de una vez  una “fila de espera” para poder bailar conmigo. Yo era la misma persona, simplemente que algo que se me daba fatal pasó a ser algo que se me daba muy bien. Me sentía más o menos igual conmigo mismo pero mi realidad externa era muy distinta.

Claro que había mejorado y seguía viendo gente bailando mucho mejor, pero parece que había desarrollado un sentir especial al momento de conectar con las chicas bailando. (Era lo que me decían).

¿Por qué te cuento esto?  El baile es lo de menos lo importante, lo que verdaderamente resalta es que debes crear una realidad interna tan real como si fuera verdad aunque externamente no lo sea en ese momento. Debes proyectar una visión de ti en algo que quieres ser o experimentar y luego meterle emociones “superiores” o más positivas de las que tienes en tu presente. Lo ideal es llegar a sentir algo como si lo tuvieras ya.  Es necesario que creas antes de tiempo en una realidad más fuerte para preparar un futuro que estará a punto de llegar.

Cuando descubrí que ese método era un pilar en cómo vivía mi vida todo comenzó a girar de otra manera. Ahora manifiesto “milagros y oportunidades” en mi realidad externa. Disfruto mucho, es una pasada.

No es fácil, por lo menos no para mi. Es siempre cuestión de entrenamiento y práctica. Muchas veces me pilla el toro y me puedo venir abajo pero digamos que la perseverancia interna ayuda mucho al proceso de creación de realidades emocionales internas potentes. Puedes y debes aplicarlo si quieres salirte de todos estos patrones y bucles internos negativos.

Por lo tanto te invito a hacer lo mismo. Crea dentro de ti algo que te ilusione y que te gustaría experimentar. Vívelo tanto internamente como si lo tuvieras ya. Lo importante es llegar al sentirlo emocionalmente hablando como tu realidad verdadera. Como ya sentirás que eso es tuyo, será mucho más fácil materializarlo y atraerlo en tu realidad externa.

Recuerda lo importante es sentir las emociones y hacer que las nuevas sean “mejores” que las anteriores.

Para activar tu realidad interna te recomiendo practicar cada vez que puedas “la meditación creativa”. No te estoy hablando de estar sentado/a y dejar que el tiempo pase. Es más bien estar plenamente presente y sentir lo que vives en ese momento presente (Imágenes, emociones, recuerdos). Suele ser algo bastante raro al principio ya que te enfrentarás a lo que tienes dentro de ti. Luego según lo que puedas y seas capaz en ese momento, modifica internamente esa realidad creando otra hasta que sientas plenamente que lo nuevo sea más real que lo que sentías antes.

Muchos lo practicamos sin darnos cuenta. Vivo ahora muchas cosas que proyectaba vivir de chico. Sin saber, le ponía toda mi atención y esfuerzos. La cosa es que no me llegaba nada (o no lo percibía) en su momento. Me llegó todo años después.

Claro cuando me di cuenta que para atraer y materializar esas vivencias internas tenía que generar también esfuerzos en mi realidad externa todo cambio. Lo único es que me di cuenta mucho más tarde de ese conocimiento universal. Aprovéchalo ya.

Realidad Externa

Es lo mismo pero al revés. Vive lo que deseas lo antes posible pero fuera de ti. Hazte una buena inmersión total en lo que quieres experimentar.

Quieres por ejemplo aprender un idioma nuevo. Puedes pasar por tu realidad interna y crear un pensamiento y emoción como si ya fueses bilingüe. Te será siempre más fácil aprender y absorber esa nueva lengua. Pero qué mejor que una buena inmersión lingüística. Vete directamente  en el país de ese idioma y quédate con las personas del sitio. Tu cerebro si o si aprenderá sin que te des cuenta. El choque será tan grande que pegará saltos de realidades en cuestión de días.

Cuando hablaba solamente francés pensaba que era imposible poder comunicarme de otra manera. Me parecía algo como fantástico (como si uno tuviera super poderes). Mi realidad interna y confianza en mí mismo era de por debajo cero, por lo tanto era de lo más autodestructiva.

Sin saber nada de eso y desde mucho malestar decidí meterme en nuevas realidades externas. Cambié de país, cultura e idioma. Todo eso provocó en mí un despertar radical, cosa que fui multiplicando en otras situaciones y otras áreas de mi vida.

Ahora aprender idiomas es simplemente una cuestión de elección, si algo me interesa lo aprendo y punto. Las limitaciones no existen. Tardaré más o tardaré menos pero sé plenamente que soy de capaz de aprender y manejarme bien en lo que me propongo.

Por favor no me creas, simplemente experiméntalo.

Métete de lleno en lo que te llama la atención y déjate inundar por las novedades. Por supuesto debes darte tiempo hasta que tu cerebro asocie la realidad de fuera a una nueva realidad interna.

Sigo aplicando este método hoy en día para cualquier área que me llame la atención pero también uso el modelo de realidad interna. La mezcla de ambos es ultra mega potente.

No esperes hazlo lo antes posible. Recuerda tu cuerpo físico tiene fecha de caducidad (un día ese cuerpo se morirá) por lo tanto úsalo para experimentar y crear todo lo que te propongas y sobre todo anhelas.

 

El Guerrero emocional “Descansar para combatir mejor”

Por ser un hiperactivo de base tuve que aprender a base de muchos esfuerzos las nociones siguientes; pararme, descansar, dormir y entregarme en la nada, es decir realmente aprender a no hacer nada.

Fue un choque de realidad para mi tremendo. Estaba constantemente haciendo/aprendiendo y pretendiendo crecer a todo coste. Solía decir que dormir era una pérdida de tiempo. Pues tuve que aprender que cualquier guerrero necesita descansar antes de cualquier batalla.(Leer: Todos juntos)

Aprender a pararse y contemplar lo creado o simplemente lo que queda por experimentar es necesario para realmente crear obras maestras. Las emociones no paran nunca pero tu puedes elegir pararte si es necesario para controlar en silencio tu mundo interior y ser consciente de lo que se mueve dentro de ti.

Cuando comencé la contemplación de mi mundo interior emocional quería salir a patadas. Muchos sufrimientos y emociones guardados, mucha rabia, rencor y miedos escondidos.

¿Cómo había podido avanzar con tantas cosas por encima? En su momento usaba mucho mi realidad externa a cualquier coste. Si no aprendes antes, el universo te colocará en tu sitio.

Por lo tanto es vital parar y contemplarse. Tomate el tiempo necesario, puede durar una hora, una semana, un mes, un año o 10 años. Es necesario que creas una realidad interna igual o más poderosa que tu realidad externa.

Tendrás alas de poder para inventar, crear, contribuir y construir un mundo a medida. Tendrás si o si cosas que superar y aprender, por lo tanto te invito a que cruces con nosotros el camino hacia una realidad que te corresponde más desde una vivencia positiva y sobre todo más semejante a lo que realmente aspiras.

Las personas, están acostumbradas a sufrir y dejar que la vida les pase por delante, pero confío en que tú eres ya uno de los pocos que puede comprender y sentir que el mundo no se para ahí.

Estoy muy orgulloso y tremendamente contento de que hayas podido llegar a esa parte del artículo, muestra tu atención y intención. Tal vez no lo sabes todavía pero muchas personas abandonan cuando aparece el mínimo esfuerzo.

 

El guerrero emocional “después de su victoria”

Simplemente contempla tus logros y siente tu mejora y aprendizaje. Has producido un cambio muy grande y has crecido como nunca. Tal vez no estará nadie para decírtelo, no pasa nada. Lo importante es que tu lo sepas y  te sientas orgulloso/a por haber pasado tu límite en ambas realidades (interna y externa).

Aprende a vibrar con tus emociones. Recuerda eres un ser emocional. Detrás de cualquier cosa que decides emprender habrá una emoción escondida esperando su activación. (Leer: Entrénate y conecta con tu potencial)

Soy un fan creador de emociones para mi mismo y por supuesto la gente que me rodea. En muchas ocasiones la he podido cagar, pero cada vez que contemplo mi presente veo la creación de mi obra maestra, es decir un mundo emocional más estable y más abundante. De camino he perdido “sitios”, “gente”, “actividades” etc. pero siempre me he encontrado con momentos, lugares, personas de mi nuevo paradigma emocional presente.

Lo que te quiero transmitir es que tu también haces parte del mundo de los guerreros emocionales.

Tienes que vivir aquí en este planeta bajo sus reglas. Por lo tanto entrena lo antes posible tu realidad interna y crea una vivencia interna superior a lo que tu mundo exterior te propone. De cualquier manera siempre tienes accesos a ambos mundos. La realidad externa suele ser más lenta y limitante pero también tiene mucho que aportarnos.

Sigo activando muchas veces esa realidad externa para crear momentos increíbles pero cada vez que puedo entrar en mi mundo interior comienzo a co crear una realidad que me fascinaría experimentar en un futuro externo cercano o simplemente modifico mis emociones presente en emociones más positivas. Sé que a los meses o menos de entrenarlo suelo atraer lo que yo ya estaba sintiendo.

Gracias guerreros por tu aporte y lucha. Es una labor de toda una vida. Recuerda “el que entrena mejora” cada batalla te hará más fuerte y más auténtico sobre quién eres. (Leer: Nace con corazón y muere con coraza)

Grábate a fuego que tu solamente decides empoderarte de tus armas y así practicar esa guerra infinita que es vivir en un planeta bajo el dogma de las emociones. El guerrero emocional eres tu.