Demasiadas barreras: ¿Cómo comunicarse desde el corazón?
5 (100%) 6 votes
Cómo comunicarse desde el corazón. El ser humano debería aprender ante todo a comunicarse y me dirás:” es lo que hacemos todos los días”. Pues claro, porque sin comunicación tendríamos poca vida en sociedad.

Ahora quisiera que mirases la calidad del nivel de comunicación que te rodea ¿Cuántas veces te has podido decir lo siguiente escuchando a alguien?

-He aprendido algo
-Me ha fascinado
-Que pasada
-y sobre todo, ¡Que bien me he sentido con esta persona!

Suelo ser un fan de la comunicación efectiva es decir conversar con el propósito de mejorar mi vida y las de los demás. La mayoría de los seres que se han cruzado mi camino tienen problemas de comunicación. Hablan mucho o hablan poco pero sobre todo están realmente bloqueados para comunicarse de verdad. Comunicar significa para mí expresar lo que uno tiene dentro, otra vez te hablo por experiencia. He pasado años hablando mucho para no decir nada queriendo comunicar lo que tenía dentro pero no era capaz de expresarlo.

Vamos, ¡una perdida de tiempo! Cuando me di cuenta que hablaba hasta por los codos sin parar, comunicando pocas cosas, comencé a replantearme mi forma de comunicarme.

Era una necesidad interior. Cuando mi di cuenta de que mi propósito era la comunicación efectiva, todo cambio. Me sentí muchísimo mejor al momento de conversar con cualquier persona y sobre todo en paz conmigo mismo (sin esperar nada a cambio) Es duro, pero si no lo aprendes antes te llegarán varios palos emocionales al momento de conversar con los seres que te rodean y más allá.

La comunicación como medio de transporte

Cuando uno habla suelta aire, ese aire se irá por ahí a rebotar los oídos de otros o sino se perderá en el universo. No nos damos cuenta de la responsabilidad de nuestro poder comunicativo. Según lo que salga de nosotros podemos hacer crecer, cambiar, mejorar, sentir, destruir, reventar, explotar, enquistar, envejecer a quien le corresponde recibir toda esa información.

Creo que podría tachar todas las casillas que acabo de comentarte. He visto tanta gente sufrir a mi alrededor por la forma de expresarme que más de una vez me preguntaba si yo era una “buena persona”. Claro, es muy difícil (por lo menos para mi) comunicar “mi verdad” sin crear malestar, mal rollo, mal momento o simplemente que se cree un escándalo o revolución.

¿Por qué te hablo de eso? Porque a lo largo de todas esas experiencias con miles de seres, he podido comprobar que realmente muy poca gente se considera responsable de su estado emocional. La comunicación efectiva consiste en si en hablar desde un plano coherente, alinear el (pensar, sentir y hacer) para por supuesto crear una conversación basada en estos valores.

Puedes hablar desde la rabia como desde el amor, a partir del momento en que eres coherente y consciente de ello, todo se alineará. Será mucho más fácil llegar a una comunicación más sincera. Ahora cuando en la conversación uno de los dos se miente a si mismo (la mayoría lo hacemos, pero no nos damos cuenta) prepárate para un conflicto aún más potente o simplemente a un desgaste energético. De ahí también caemos en conversaciones vacías. Sí, tenemos que asumir nuestra parte de responsabilidad dando y recibiendo.

“Tu sentir es tuyo y de nadie más”.

Si tu pareja te dice algo que te molesta, tienes plenamente derecho a comunicárselo diciéndole lo mal que te has sentido, escuchándola y oyéndola pero, a partir de ahí todo el resto del asunto es 100% tuyo. Es decir que cualquier estado que pueda provocarte alguien/algo es tuyo. Es de tú responsabilidad cambiarlo, adaptarlo, transmutarlo etc.Lo repito de nuevo es 100% TUYO.

Me he quedado atrapado por años en bucles de quejas internas sobre cosas que me habían dicho. Dio pie a largos malos ratos y sobre todo pérdida de tiempo enorme. Tu cerebro no ve la diferencia entre ayer, hoy y mañana vive en un presente consciente permanente. Es decir que tu parte consciente (EGO) te hace creer que todo está repartido en tiempos distintos (pasado, presente, futuro). Pues no, todo ocurre solamente en el ahora.

Ejemplo: según lo que me dijeron de chico pues ahora soy así. Como me lo sigo enumerando en mi mente de ahora, me sigo trayendo esa información “del pasado” a mi presente y creo un futuro conectado con los mismos. Cosas que en sí no es para nada real en mi presente, pero para mi cerebro es así.

Mi pasado, mi presente y mi futuro dependerán únicamente de la forma en la que utilizaré mi mundo interior para vivir el exterior. Todo el resto es humo denso que nos contamina la vida. Otra vez, te cuento esto porque era un “crack” en quedarme anclado en el pasado viviendo un presente contaminado.

En el artículo “Tu cuerpo te limita” te cuento de que nuestra biología está ahí para fastidiarnos y no para hacernos felices, es igual en el ámbito de la comunicación. Aprender a comunicarse de manera efectiva va a depender de un 100% de ti pero rara vez estarás programado para funcionar así. Tus decisiones y tomas de acciones frente a lo que eliges decir y como lo quieres decir crearán un efecto mariposa en tu camino de vida (consecuencias de un acto) que lo quieras o no.

¿Cómo comunicarse de manera efectiva?

Buena pregunta. Para decirte la verdad no lo sé todavía. Puedo comprobar casi a diario que haciendo un comentario durante una conversación puede sonar como algo encantador para una persona y a otra, le puede molestar complemente. ¿Cuál ha sido la diferencia? Pues la percepción de uno mismo frente a la recepción de esa información. Cada persona es un mundo y más si avanzas por el camino del desarrollo interior/exterior consciente.

Podrás molestar a mucha gente como agradar a otros de forma imprevisible. Es necesario emprender un sendero con efectividad y sobre todo con un bienestar emocional colectivo (suena bastante bien, pero es complejo de crear). Sé sincero con tus emociones pase lo que pase y crea tu vía de bienestar. Estarás en harmonía contigo mismo y te rodearás de los seres que te corresponden.

Tus zonas de control

La zona de control determinará hasta donde tu puedes tener poder, lo que quiere decir que habrán cosas que podrás controlar y otras que no. Céntrate únicamente en lo que está a tu alcance.  Para lo que esté fuera de tu zona de control, toma mejores decisiones anticipando la llegada de ciertos momentos o eventos donde sabes que pueden afectar tu presente. Harás así que los acontecimientos te afecten lo menos posible y podrás más adelante ampliar tu zona de control.

Te doy un ejemplo mejor: con el buen espíritu navideño que tenemos (depende de cada uno) muchas familias suelen reunirse para celebrar esta época del año. En muchos casos es un momento de tensión terrible. Hay cuñados, hermanos, hijos, tíos etc. que no pueden verse las caras pero por el simple hecho de hacer algo “oficial” todo el mundo se mete en el pozo.

Por supuesto esto se traduce en una dosis de frustración y malestar tremendo (se suelen tapar con la comida, el alcohol y los regalos) pero en sí son muchas emociones negativas acumuladas en el mismo sitio. Si tu te sientes identificado/a con este escenario, déjame decirte que puedes elegir al 100% cómo sentirte o cómo tomarte las cosas en el momento y sobre toto anticiparlo. Me quedo, me voy, no voy, hablo, no hablo, me reprimo, trago, etc.

Por supuesto, los que viven esas fechas desde la plena alegría y el compartir pueden trasladar este ejemplo en otras áreas de su vida, como por ejemplo en el entorno laboral, grupos de amistades etc. Siguiendo el caso de la navidad he asistido en mi familia y en la familia de otros a muchos momentos de tensión y conflicto, claro también presencié muchos buenos momentos. Pude observar tensiones en un momento de celebración y de unión, me parecía siempre asombroso. En esos instantes es donde debes retomar el control y plantearte lo siguiente.

  • -Elijo estar aquí.
  • -Elijo hablar de ciertas cosas.
  • -Elijo contestar de ciertas maneras.
  • -Elijo hacer o no hacer.
  • -Elijo quedarme o irme.
  • -Elijo como reaccionar

Lo único que cuenta en la historia eres tú. Debes contemplarte como el rey o la reina de tu universo y tratarte como tal. Sobre todo al momento de contemplar tu mundo interior. Debes determinar si te encuentras a gusto en el sitio y con las personas que comparten tu espacio. Tienes en cualquier momento la plena oportunidad y control de comunicarte. Es tu verdad y encima es algo sano para ti. Puedes crear buena onda o mal rollo a tope. Del otro lado cada uno te percibirá desde su propio filtro de realidad y puede que ese día cualquier cosa le caiga mal a los demás.

Otro ejemplo más común y que no recomiendo, es que tú te encuentres en una situación de mucha tensión o simplemente que tu forma de ser no cuadre a los que te rodeen. Igual que el otro caso tienes la plena posibilidad de compartir lo que sientes hacía el otro/a pero mejor “sin escupir el veneno”.

Es recomendable sacar “lo negativo” que tenemos dentro hacia fuera (la naturaleza, actividad física, escribir, retiros, hablar con alguien) que con quienes tenemos delante (creo que he llegado a escupir hasta veneno nuclear, por no comprender todo eso antes). El resultado se transforma casi siempre en una pelea y conflicto bastante potente (perdida de tiempo, energía, mal rato emocional, y a veces rupturas inmediatas en las relaciones).

¿Cómo anticipar algo fuera de mi zona de control?

Volviendo al caso de la navidad, como es un evento anual sabes perfectamente que el mismo asunto puede ocurrir el año siguiente. Todo podría ser diferente pero teniendo los mismos actores en el mismo entorno tendrás gran probabilidad de experimentar la misma situación (estado emocional). Es exactamente lo mismo con tu entorno laboral, lo único que es a diario (Buen campo de entrenamiento).

Al ser consciente de que un evento “regular” para ti está por venir. Tienes la plena capacidad de cambiarlo. Puedes cambiar de forma de percibir la situación (realidad interna) o simplemente cambiar algo del asunto exterior (realidad externa). Desde tu zona de control anticiparás y dará pie a una experiencia nueva. De otra manera tendrás gran probabilidad de repetir lo mismo una y otra vez y por supuesto sentir lo mismo.

Entonces ¿Cual es el camino “correcto” o ideal?

Te recomiendo el ensayo/error de ambas fases, pero todo con consciencia. Debes contemplar tu interior siempre, o lo más que puedas (recuerda la coherencia es parte de la clave. Debes unir el: pensar, decir, hacer y sentir (Leer: Todos juntos: el arte de alinear tus cuerpos). Como experimentarás los dos lados de la balanza podrás encontrar un equilibrio propio con tu estilo.

Cómo comunicarse desde el corazón: ¿cualquier cosa que yo DIGA sienta mal?

Parece que tu y yo somos hermanos… Es algo que me ha pasado mucho sobre todo de joven. Porque hablaba desde otro plano de consciencia y también de “inmadurez” es decir sin experiencia propia frente a los demás. Era mi realidad y la quería compartir con mi alrededor simplemente para sentirme aceptado por el entorno (proceso inconsciente). Al tener un entorno diferente a mi percepción de la vida o más bien que mi visión de la realidad no correspondía en nada a los que me rodeaban, era evidente que el desarrollo de una comunicación efectiva iba a ser bastante complicado, sobre todo cuando nadie te informa de todos estos conceptos antes.

Cada uno es como decide ser, sobre todo cuando llegas a la edad de tomar tus propias decisiones. A partir de ahí entrarás en el bucle de seguir o no con la gente que suele criticarte o que simplemente les moleste tu presencia. Te invito a leer lo antes posible El amor elástico y poner en marcha sus conceptos. Generarás una vida mucho más agradable y fácil sobre todo conviviendo con otros. Es increíble que puedas pasar de una persona a otra hablando de lo mismo y obtener un resultado completamente diferente al momento de acabar la conversación.

Si tus intenciones son buenas (te lo marcarán tus emociones al momento de hablar y compartir tu mundo interior hacia fuera) no te adaptes a un entorno que no te corresponda. Agradece que pasaste por una experiencia “despertadora”, que logró que pudieras cambiar y elegir una vida mejor para ti.

Cuando me decidí al salir por primera vez del país donde nací e irme a descubrir algo nuevo (otro idioma y cultura), fui el primero de mi grupo de “amigos”. De una vez llegaron las críticas a montón, las burlas y una pizca de apoyo, que no era suficiente.

Años después cuando traslado esa experiencia a otros asuntos de mi vida, me doy cuenta que estamos todos atrapados en juicios continuos y un nivel de conflicto interior tremendo. Todo lo que sea diferente de lo “mío” lo voy a rechazar. Es simplemente algo común en nuestro sistema interno de supervivencia. Todo lo que sea diferente a nuestra realidad puede representar un peligro para la especie, es un mecanismo de defensa de nuestro inconsciente colectivo. Debes seguir tu plan de vida y enraizar tus creencias (las que funcionan) pase lo que pase. Comunicar desde el corazón de forma efectiva y así vivir desde tu “flow interior”

Flow interior: la clave del éxito emocional

Entramos ahora en el apartado clave del artículo. Lo de antes era digamos los casos más comunes que he podido observar. Es decir, comunicarse desde un plano mental intentando encajar en un entorno que no nos corresponde y nos frena a todos.

Cuando me contemplo hablando por hablar y comunicándome sin prestar atención a mi “circuito emocional”, me siento “lento y desaprovechado”. Siento que acabo de malgastar tiempo de mi vida. Lo interesante es que podemos empezar y practicarlo de nuevo como en un juego (Leer: ¿Cómo transformar tu vida en juego?). Es muy difícil hablar y comunicarse desde el corazón, sobre todo si tienes puestas todas tus defensas por delante (leer: Nace con corazón, muere con coraza).

Son miles y miles las conversaciones en las que participé, sin fondos, sin propósitos y sobre todo sin resultados. Cuando asisto a la metamorfosis de ciertas personas después de una sesión de Consciencioterapia o de los encuentros de “Entrenamiento emocional” me quedo asombrado. Veo luz en la mirada de las personas, es espectacular.

Cuando conectas con tu corazón (centro de las emociones) y autorizas a liberar lo que está dentro de ti, sentirás en ese momento un alivio enorme, tan enorme que muchas veces ahí es donde ocurren los cambios. El simple hecho de mirarse hacía dentro y sacar lo que está en “tu caja fuerte” hará que tus cuerpos comiencen en alinearse (mental, emocional, físico, espiritual).

Recuerdo una mujer de más de 75 años contando de repente en una charla, que su marido no era en realidad el padre de sus hijos y que nadie de la familia lo sabía. Llevaba más de 50 años pretendiendo vivir un tipo de vida escondiendo un secreto enorme para ella y toda su familia. Desde su plano de realidad era imposible sacarlo antes por las consecuencias que ella proyectaba. Cuando lo soltó (desde el corazón) al grupo, comentó que se acababa de liberar de un peso increíble. Supongo que vino al encuentro únicamente por eso. Aguantó medio siglo algo que le pesaba por todas partes.

Es muy difícil guardar y mantener toda su vida emociones reprimidas, por lo tanto sacar todo de repente y sobro todo de manera natural requiere un entrenamiento constante. Cuantas veces he asistido a la explosión y/o separación de matrimonios después de años juntos para luego comportarse como dos desconocidos. Supongo que es la versión de Amar 2.0 😉 (en broma)

Desde mis propias experiencias he podido pasar por ambas caras del asunto, soltando a ciertas personas cosas que tenía guardadas desde hace años y también recibir baúles de reflexiones y criticas de mi gente más cercana. Lo único que te puedo asegurar es que es mejor comunicárselo lo antes posible de forma natural para evitar dramas innecesarios.

Si tienes a tu alrededor una persona que sepa comunicarse desde sus emociones y sobre todo asumiendo su responsabilidad (hablando desde su “yo” real y profundo). Quédate con ella, es oro. Aprende y replica su mecanismo. Al principio es un poco raro pero luego vivirás cualquier situación con mucho más flow.

Ejemplo de comunicación efectiva desde el corazón (tu yo interior sincero)

Quieres dejar una relación (pareja, trabajo, amistad, familiar) y estás completamente bloqueado/a. A muchos nos pasa sobre todo cuando se trata de “dejar a una persona” y si en encima es una persona que ha hecho mucho por ti, más aún. (todo es relativo y depende de cada uno).

Cuando digo “dejar”, en si no me refiero al concepto específico de la palabra, no es alejarse o dejarse de hablar, es simplemente escoger un camino diferente, en donde tú y esa persona no estarán juntos físicamente en el momento presente.

En mi caso este tipo de situaciones eran de las peores. Antes me decía que iba a hacer sufrir a otro/a y que casi siempre iba terminar como el malo de la historia. (La culpa, la rabia, los celos y todo un baúl de emociones tóxicas colgando en mi mochila durante un buen rato).

TONTERÍAS, todo depende de la esencia de tu comunicación interna/externa

Aprender desde chico una comunicación sana desde el corazón ahorraría muchísimos conflictos, por no decir que no se crearían algunos. En el mundo moderno estamos todos muy dependientes de nuestras emociones, de ahí el propósito de enalkimia.com. Todo es emoción, por lo tanto cuando te ves bloqueado/a con algo, en realidad se trata de una emoción que te impide salir hacía delante. La comunicación efectiva comienza contigo mismo. Debes primero contemplar lo que tienes dentro de ti y lo que te preocupa.

Ejemplos prácticos:

  • -Tengo que dejar a mi socio.
  • -Tengo que hablar con mi pareja.
  • -He sido infiel pero se lo tengo que contar.
  • -He mentido tantas veces, cómo se lo puedo decir ahora.
  • -No soy lo que he pretendido ser, cómo se los cuento.
  • -He hecho cosas horribles, no puedo guardar esto más para mí.
  • etc.

Detrás de cada situación en la que no hablamos o no nos comunicamos, existe una emoción que muchas veces es tóxica, donde somos “incapaces” salir hacía delante. Puede durar años como décadas o peor, morirte con ellas. La preparación a ese método de comunicación es esencial desde la niñez (leer: la cárcel de niños). Si nuestros propios padres no saben comunicarse tendremos un ejemplo sellado del “modelo de comunicación natural erróneo” lo que dará de adulto conflictos, represión y mal estar y sobre todo problemas para comunicarse de forma efectiva.

Hablar desde el corazón requiere primero sinceridad con uno mismo. Sin juicios ningunos (podía haber sido juez, hubiera tal vez mandado los 3/4 hacía la pena de muerte) 😉

Contemplación de tu interior:

-¿Qué Siento?
-¿Qué pasa ahí dentro mí?
-¿Qué me hace sentir tal situación o tal persona?

Debes ser sincero/a y más aún con lo que está dentro de ti. Según lo que salga debes aprender a expresarlo (lo antes posible, es mejor así). Ahora veremos que no es tan fácil

El corazón solo acepta tendencias radicales

Es una teoría pero cuando contemplo a las personas contestando a la famosa pregunta del ¿Qué tal estás? La palabra “bien” suele ser la respuesta la más común pero sin profundidad ninguna. Aceptamos muchas conversaciones banales o de relleno simplemente por no ir más allá del asunto.

-No tengo tiempo.
-No vale la pena.
-Tengo otras cosas que hacer.
-Me aburre hablar de estas cosas.
Etc.

Mi elección por vivir en Andalucía (sur de España) me permite conversar y sobre todo contemplar la comunicación a años luz de otros países y culturas. Aquí todo el mundo se hace “terapias” sin darse cuenta. Por más que el entorno comunicativo es “mejor” que muchos sitios, no quita en si el concepto de mecanismo y comunicación sin trasfondos.

Muchas veces insistiendo un poco más en la conversación (con más consciencia e interés hacia las personas) se descubre una caja de pandora magnífica en el interior de cada uno. De ahí la comunicación efectiva y sobre todo la comunicación desde el corazón. Si decido comunicarme desde mi centro (lo que siento), expresaré una verdad absoluta para mi y esa verdad absoluta no tiene escala de grises me gusta o no me gusta… Si todavía hay dudas, es que existen filtros y/o capas de mi mente (ego) que están en el medio para confundirme del eje de mi corazón. Suena muy filosófico pero en realidad es muy básico.

¿Qué sientes cuando estás con esa persona, grupo, cosas, sitios etc.?

Sé sincero/a. Lo puedes compartir o no, pero siempre tendrás una consecuencia en ti y en los demás por decir o no lo que sientes. Cuando conectas con tu realidad interior sabrás al 100% lo que estas diciendo, sentirás una conexión más allá del tiempo donde las palabras salen solas y simplemente se genera un campo harmonioso de emociones en ti y tu alrededor. Espero que hayas sentido alguna vez esa plena certeza al comunicarte con otros o contigo mismo (desde el amor o la ira no importa). Es simplemente sentir tu comunicación desde un 100% de realidad y honestidad en ese momento.

Cuando siento esa conexión de comunicación efectiva es puro placer. Es como si algo te elevase a un estado emocional de plenitud. Procuro expresarlo a menudo conmigo mismo y/o con los demás. Genero así un estado emocional muy beneficioso para todos mis cuerpos (físico, mental, emocional y espiritual). Por supuesto cualquiera que acepte esa onda a mi alrededor, saldrá beneficiado.

Procuro vivir así, aunque más de una vez me pilla el toro y me quedo atrapado en la confusión. Es una de las reglas del juego de esta vida (hay que seguir entrenando).

Gratitud: El secreto de la comunicación efectiva

Es recomendable siempre agradecer, es decir contemplar cualquier situación que ocurra por más densa que sea y agradecerla.

¿Cómo puedo agradecer algo como la muerte, la guerra y todos los dramas de este planeta?

En si no es agradecer los eventos negativos, dramáticos o trágicos. Más bien, se trata de tu postura frente a ellos y todo lo bonito que puedes sacar de cualquiera de esas situaciones. Cuando experimento en mi realidad algo “negativo” me concentro a través de mi mente y analizo todo lo positivo que puede ocurrir alrededor de esa negatividad. Imagínate la guerra en Irak, muchas personas sufriendo, mucho dolor, mucha pena, muchas cosas que nadie quisiera vivir. Pues agradezco aún más todo lo que vivo, desarrollo y puedo experimentar “fuera de esa guerra”.

Agradezco lo muy afortunado que soy de vivir en un país en paz con todo a mi alrededor y sobre todo con un estado de salud pleno. Agradezco por vivir bien y no tener que preocuparme de que mañana alguien me puede matar de un tiro. Agradezco por ver gente en la calle paseando y tomándose algo, agradezco ver los colores etc.

Siempre existe algo por agradecer. Te invito a transformarlo en un hábito (todo se construye en base a la repetición) y de que luego que se transforme en tu forma de ser. Si yo he podido entonces tú también.

Ojo, no te estoy diciendo que digas gracias por simplemente agradecer, aunque a veces puede funcionar. Te invito a sentir gratitud por lo que vives, experimentes, sientes y desarrolles. Es necesario sentirlo, por lo menos acercarte a algo emocionalmente positivo para ti. Nadie lo puede hacer por ti es algo que debes vivir tu internamente. Tu vida pasará a otro nivel y sobre todo lo malo pasará lejos de tu casa.

Ejemplos de Gratitud

  • -Gracias por vivir un día más en este planeta.
  • -Gracias por respirar y poder caminar con salud.
  • -Gracias por ver los colores y oler el entorno (aunque a veces pueda oler a basura, sigo pudiendo olerla).
  • -Gracias por vivir en un país abundante y con recursos.
  • -Gracias por vivir en un país con derechos humanos y civiles que nos permiten vivir en comunidad.
  • -Gracias por desarrollarme en lo que me apasiona.
  • -Gracias por conocer y convivir con gente fantástica.
  • -Gracias por poder expresar mi gratitud.
  • Etc….

Te podría hacer páginas y páginas de agradecimientos. Intento convertir todo lo que puedo en gratitud. Lo llamo transmutar; Escoger una situación negativa e invertirla en algo que genere aprendizaje y por lo tanto gratitud según mi percepción. Muchas veces cuando algo supera mi nivel de tolerancia, agradezco por la experiencia que me queda por venir y el aprendizaje que me deja este acontecimiento “negativo”. Todavía me sigue costando pero he mejorado bastante sobre todo en estos últimos años.

Es el nivel siguiente de gratitud. Agradecer algo que todavía no tienes o vives y sobre todo a través de una situación que te está perjudicando en el presente. Cualquier acción que tomas en el presente tendrá consecuencias en tu futuro, entonces es necesario aumentar el ratio de consecuencias positivas. Por lo tanto la gratitud por comunicarse desde el corazón es fundamental. Requiere sinceridad y transparencia desde tu lado emocional. Debes aprender a ser sincero/a con tus emociones y sacarlas hacía delante.


Comunicar desde el corazón: modelo de trabajo de comunicación EFECTIVA

Primero: Dedica un tiempo del día a sacar tus emociones. Si tienes personas a tu alrededor que aceptan escucharte, comparte lo que sientes. Tampoco te transformes en un “vomitador/a emocional” esto puede causar molestias a las personas que deciden pasar un rato contigo. Si no dispones de nadie, no pasa nada. Estás tú contigo mismo/a y vales de sobra. Escribe todo lo que sientes y tengas dentro de ti. También puedes grabarte. Todos los teléfonos hoy en día disponen de una grabadora.

Segundo: Es recomendable compartir “lo positivo” y crear un hábito de comunicación efectiva desde el lado de las buenas ondas. Lo podrás saber simplemente a través de tus emociones (bienestar, relajación, unión, elevación etc.). Antes de que algo se ensuciara, estaba limpio. Pues lo mismo es con la comunicación efectiva. Antes de que salgan las buenas ondas de ti, tendrás que sacar una y otra vez todo lo negativo en tu interior (Leer: entrénate y conecta con tu potencial).

Tercero: Agradece en cualquier momento. Es una herramienta excelente para percibir lo bueno dentro de cualquier asunto. Transforma todo lo que puedas y sobre todo lo que sientas en gratitud. Te dará alas de poder frente a cualquier evento. Te sanarás de lo “negativo”, y crearás un hábito de “súper ser” y de abundancia (leer: Los héroes de la sombra).

Confía en ti más que en ninguno. Eres el/la creador/ra y artista de tu vida. Cultiva un campo emocional fuerte en emociones productivas y positivas. Comunicar desde el corazón te da poder para iluminar todo lo que te rodea. Eres luz con más o menos potencia. No hace falta ir a Ikea para comprar bombillas nuevas, trabaja con tu luz interior y contemplarás el mundo desde otro lugar.

Como siempre te agradezco haber llegado hasta aquí y leer Demasiadas barreras: Cómo comunicarse desde el corazón.

Te deseo lo mejor en tu camino.