La cárcel de niños
5 (100%) 14 votes

La cárcel de niños.Que seas rico o pobre, desarrollar la habilidad de invertir en ti mismo es algo que va más allá del dinero. Es una estructura mental establecida para que puedas mejorarte de forma casi constante. Ser mejor no significa tener más.

Tus padres, en algún momento te habrán dicho que estudiar en el colegio, instituto o universidad son pasos que debes seguir por tu bien y que si no lo haces, no te saldrá bien la jugada en un futuro.

Tienes que formarte si pretendes vivir la vida que quieres 

Tengo 34 años y llevo unos 10 años de aprendizaje consciente (modo autodidacta), es decir, soy YO quien elige qué “meterme en el coco” y de qué manera.
Si tú estás leyendo esto y todavía estás bajo la influencia de tus padres, este contenido te puede interesar bastante (ojo, existen muchas personas que pasando 40 años necesitan todavía la aprobación de sus padres para cumplir los pasos de su vida). Pero vamos a hablar del caso más común cuando uno es menor de edad. Cuanto antes lo arranques, mejor.

Déjame decirte que estás “jodido”. Que sepas que en ningún momento pretendo ofender a tu familia ni tus seres queridos, simplemente quiero decírtelo a ti, tu parte interna sabia y empoderada.

La mayoría de nuestros padres han repetido los pasos de las enseñanzas que en su momento recibieron ellos. Entonces, ¿qué piensas que van a hacer contigo? Pues lo mismo. Ellos no son culpables, hacen que lo que pueden y lo que piensan que es lo correcto.

Ahora intervienes tú. A partir del momento que comienzas a tomar las riendas de tu vida, toca decir que en un momento dado, nunca más vais a concordar de nuevo. A todos nos gusta tener razón. Lo típico.

¿Quién eres tú para decirme que lo mío no es correcto?

Si tienes una familia equilibrada (entiendase por equilibrado que tus dos padres se habrán desarrollado de manera individual y habrán elegido estar juntos desde un amor consciente. De momento he conocido a muy pocos en este planeta), pero la mayoría de nosotros venimos de familias desestructuradas o aparentemente estructuradas. Por lo tanto prepárate.

En mi caso nací en Francia con una familia desestructurada. Tuve la oportunidad de vivir en varios países sin ningún miembro de mi familia alrededor por lo tanto puedo hablar un poco del tema. Viajando bastante he podido comprobar que los esquemas se repiten mucho entre la gente. Familias con comunicación pobre, falta de uno de los dos progenitores o de los dos, educación cerrada sobre las necesidades del niño, padres proyectando sus deseos reprimidos a sus hijos para que hagan la vida que ellos no han podido conseguir, y un largo etcétera.

Un padre hablando con su hijo

“Marcos, que sepas que tienes que estudiar una buena carrera para tener éxito en la vida. La carrera de medicina me parece la más adaptada para tu futuro. Tu abuelo quería que yo fuese médico y yo no he podido pero tu sí lo lograrás”.

Claramente se puede imaginar el resto de la historia. Marcos tendrá una gran probabilidad de intentar en cuerpo y alma sacarse la carrera de medicina, de otra forma estará en conflicto con el padre y será el rebelde de la familia.

Otro caso muy común:

“Mi abuelo era policía. Mi padre es policía. Entonces seré policía también”.

Todo me parece perfecto a partir del momento que disfrutes de lo que haces. Volviendo al asunto principal con el tema de los estudios “obligatorios”. Si has ido a la escuela o si todavía sigues ahí estarás “jodido”. Casi todos hemos pasado por ahí y podríamos decir que estamos viviendo en un “espacio de jodidos” en común. El hecho de que todo el mundo haga algo similar crea una normalidad. Hemos creado una “vida jodida”.

¿A quién conoces tú que “flipe” con su vida a diario?
¿A quién tienes tú a tu alrededor que te empuje a vivir lo que quieres?
¿A quién conoces tú que vive con entusiasmo lo que hace?
¿A quién conoces tú que realmente vive su vida cumpliendo sus sueños?

Verás que en tu contador de personas tal vez aparecerán algunas o muy pocas personas, por no decir nadie. Te diré algo: “es normal, hemos sido educado desde el mismo ‘molde de mierda'”. Suena duro pero verás por qué te lo digo.

Este molde consiste en crear personas y seres que repiten y aplican lo que les han contado nada más. Todo lo que salga de este molde es raro, está mal visto o completamente al margen de esa sociedad.
Gracias al internet, ahora tenemos muchas más personas que han salido de los moldes antiguos, la cárcel de niños es uno de ello. Pero no creas que estás liberado/a. Han creado moldes nuevos más modernos. Por ejemplo, tenemos las redes sociales (Facebook, Instagram…) que definen una nueva norma de comportamiento social, la pornografía como nueva norma de comportamiento sexual, la comida rápida como nueva norma de alimentación, la sobre producción como nueva norma de consumo, etc.

Si tu ya tienes hijos y no te das cuenta de que estás atrapado en estos moldes, harás también lo que tus padres hicieron contigo, pasar tu legado y encarcelar a otros en la “cárcel de niños”.

“La noción de cárcel existe para el que se siente encarcelado”

Ejemplo: desde un comienzo “x”.
Naces en una familia, vamos a decir “normal” con papá y mamá. Se quieren y se llevan más o menos bien entre ellos. Para ti son los mejores. Cada uno tiene un trabajo pero, de forma general, se suelen quejar de su día día. No les gusta lo que hacen y te dicen básicamente que no tienen tiempo para nada, que hay que luchar todo el tiempo y que la vida es difícil. Se pelean de vez en cuando, pero siempre te dicen que te quieren mucho.

Ahora te dicen que vas a ir a la escuela (la cárcel de niños) y que, por supuesto, es bueno para ti. Te dicen que tienes que estudiar y sacarte un título si quieres ser alguien en la vida, que te van a querer siempre y que te apoyarán en tu camino (solo el camino que les conviene, se les ha olvidado mencionártelo). Por lo tanto tú como buen hijo/a, harás lo que te dicen tus padres e irás a la escuela.
Comienza ahí un cultivo de realidades distintas entre la realidad de tus padres, la realidad de la escuela y la realidad de tu propia experiencia.

Soy el resultado de mis experiencias

A partir de ahí comenzarás a tener una serie de conflictos. Verás que en la escuela otros adultos (profesores) te contarán cosas que ellos han aprendido sin tampoco plantearse si eran ciertas y si les servían en la vida real. Se dedican a reproducir y enseñar un contenido asignado por un sistema educativo . Luego estarás también con otros como tú que vienen de familias distintas con realidades distintas. Comenzarás la comparación e intentarás adaptarte a todo eso. Por más que seas un rebelde siempre tienes que volver a casa. Por lo tanto, hasta que no seas independiente, “la casa gana”.

Si tu familia quiere lo mejor para ti te apuntarán a clubes o grupos de actividades extra-escolares. Descubrirás gente que comparte tus pasiones y que también tiene una realidad distinta a la tuya. Por lo menos el hecho de compartir una pasión te hará sentirte entusiasmado.

Al seguir creciendo estudiarás, tal vez, una carrera para obtener un título que te dará “validez” en el mercado económico. Comenzarás a trabajar y volverás, tal vez, a ser igual que tus padres de adulto: “no tengo tiempo, no me gusta lo que hago pero es lo que hay, tengo que trabajar, etc”. Si luego decides crear una familia ya sabes cómo irán las etapas.

Mientras tanto, si no es así, estarás en lo siguiente:

Primer error:
Tus padres NO ESTÁN PREPARADOS para educar y tener hijos. Si para una carrera de médico hacen falta 7 años como mínimo de preparación, ¿cuántos años de preparación piensas tú que deberían hacer falta para ser padres?

Segundo error:
Te meten en la escuela (la cárcel de niños). Es un campo de información inútil en su gran mayoría y obsoleto donde fomentan la competitividad a través de notas estúpidas y la aplicación de conceptos completamente alejados de la vida real. El sistema educativo no está para nada adaptado a nuestro día a día, más bien crea seres completamente sumisos y desconectados de si mismos y de sus propios anhelos. Ojo, la docencia es para mí la profesión más bonita del mundo, pero enseñar desde la experiencia no desde el conocimiento.
Somos seres que aprendemos por mimetismo. Por lo tanto, desde jóvenes deberíamos estar rodeados (y más en la escuela) de súper profesores que sean “máquinas en su propia vida” para, por lo menos, reproducir esquemas de éxito y permitir alcanzar una madurez óptima a los 20 años.

Tercer error:
Estás conviviendo con otros compañeros que también llevan los primeros errores, por lo tanto será complicado despertar y actuar de otra manera. Si oler a excremento es normal para ti y para mí, entonces hará falta una tercera persona con otro olor (lo ideal será un olor mejor) para determinar que oler a heces no es, quizás, de lo más adecuado.

Cuarto error
El sistema no está hecho para ti, pero gracias a él estamos aquí. Es un poco contradictorio pero el mismo sistema impone todas las reglas, dogmas, leyes, tabúes, doctrinas, que determinan cómo uno debe actuar. En esta realidad “tú no eres libre para nada” pero nos hacen creer que si.

Como lo habrás podido leer en otros artículos, pasé 20 años “fatal” (Leer: Comienza Aquí), en los cuales ir a la “cárcel de niños” era para mí una “mierda” día tras día, obligado por la “normativa social”. Intuitivamente sabía que existía algo que me correspondía más, más adaptado a mi forma de ser (cosas que vivo actualmente y desde hace bastantes años).
Debes recuperar tu poder, es decir tomar consciencia que tú y solamente tú sabes lo que te corresponde, de otra manera lo tendrás que experimentar y comprobar por tu propia cuenta.

La experiencia marca la consciencia

Estamos aquí para aprender y experimentar lo que sentimos y tenemos en nuestro interior. Eso debería ser la función “hacía el mundo externo” de nuestros padres. Ellos te deben orientar a encontrar lo antes posible lo que te corresponde.
También están aquí para ayudarte a superar tus miedos, bloqueos y traumas (en el caso que hayan resuelto los suyos, cosa poco probable). La escuela debería ser el lugar de formación y aprendizaje para fomentar una sociedad creativa, equilibrada y saludable. Eres lo que has aprendido y experimentado.

“Si aprendes “mierda”, la reproducirás”

¿Cómo puedo, entonces, recuperar el tiempo perdido?

Es muy fácil y a la vez muy largo. Debes volver a pasar por las mismas etapas y resetearte.
Verás que habrá, también, muchas cosas validas en tu desarrollo pero en gran mayoría estará basado en unos cimientos tóxicos.

Al trabajar frecuentemente con personas mayores, he podido asistir a “vómitos” de estructuras antiguas, reglas, patrones, traumas, etc. Ellos están tal vez más cerca de la salida que de la entrada en este mundo pero si ellos con esa edad arrancan, tú no tienes excusa.

Debes darte cuenta de cómo uno aprende y simplemente reproducir lo mismo (leer: 3 Conceptos Vitales para cambiar tu Vida).

FÍSICO:
Vete a la “escuela del físico”, es decir, ve aprendiendo como envejecer de la mejor manera según tu organismo y fisiología. Debes reaprender a comprender tu propia mecánica física, hacer deporte, tener un cuerpo resistente, comer sano, etc.

EMOCIONAL:
Sé consciente de que eres un ser emocional. Es igual de importante que el físico. Es la parte que te dará la chispa y la alegría de vivir. Si nunca has trabajado contigo mismo, prepárate para hacer un trabajo importante. Tenemos que compensar lo que nuestros padres no hicieron. Es nuestra función aportar un cambio en la cadena familiar, si despiertas harás que tu descendencia sea más leve de cargas y puedan seguir tu movimiento, cambio y sanación. Recuerda, reproducimos los esquemas familiares que quieras o no. Lo antes uno los trabaja lo mejor.

INTELECTUAL:
Nútrete de contenidos útiles en tu día a día para alcanzar lo que quieres vivir en tu vida.
Edúcate, fórmate, haz y desarróllate en todo lo que te apasione. Llevarás a cabo una mecánica, un hábito. Aprendí mi segundo idioma a los 21 años. Ahora a 34, me manejo en tres casi quatro lenguas distintas con facilidad. ¿Dónde estaría ahora si desde chico hubieran aprovechado mi potencial?

ESPIRITUAL:
Es, tal vez, la parte más ignorada. Muchas familias confunden la religión con la espiritualidad. La espiritualidad eres tú. Es tu “YO” interno más elevado. Él quiere salir pero depende de tu otro YO, el “YO mierda”, el que ha recibido la gran cantidades de bloqueos, limitaciones y obligaciones año tras año.
Para mí la espiritualidad es todo. Es el simple hecho de conectar más y mejor con quien soy, cómo voy, hacia dónde voy y con quién voy. Trabajar con tu espiritualidad es afinar más aún con lo que eres.

Eres el resultado de tu aprendizaje por lo tanto despierta y comienza a aprender bien de una vez

Ahora que existe Internet NO TIENES EXCUSA.

Tengas la familia que tengas, está en tu poder entrenar para resetear tus hábitos, normas, pensamientos, actitudes, etc. Todo lo que para ti no es válido y que te consume, transfórmalo en algo que te beneficie. Cuanto antes lo hagas, mejor.

Agradezco a mi familia por la formación que me han dado. Hicieron lo que sabían hacer y lo que aprendieron en su momento pero, después de años mejorándome y reseteándome fuera de mi entorno base (la familia), me doy cuenta del salto enorme de realidades. Para mí no hay vuelta atrás. Cuando descubres que puedes vivir mejor, lo quieres compartir con los demás (por lo menos es lo que yo hago).

Está en tu poder “ELEGIR”. Desde chico me quitaron ese poder y supongo que a ti también.

NADIE PUEDE PERDER LO QUE NO CONOCE

De niños somos muy fáciles de manejar y nos vale casi cualquier cuento. De adulto ya los cuentos se transforman en la vida real y los tendremos que gestionar nosotros mismos. Aprende y fórmate para vivir de la mejor manera, para crear un futuro actual a medida.

Si tuviera de nuevo 15 años, me formaría en lo siguiente todos los días:

-Optimización de un cuerpo fuerte y saludable (deporte de coordinación: artes marciales, gimnasia olímpica, parkour, HipHop, break dance).

-Optimizar mi cuerpo a través de la alimentación: un desarrollo saludable según donde vivo.

-Inteligencia financiera: aprender lo antes posible a crear una economía pasiva.

-Inteligencia emocional: trabajar sobre mis miedos, bloqueos y traumas. Limpiar lo antes posible lo doloroso y transformarlo en algo positivo (Hipnosis, Coaching, PNL).

-Inteligencia mental: aprender idiomas (Inglés, Francés, Portugués, Mandarín, Ruso, Árabe). Son llaves maestras para moverse en el mundo.

-Inteligencia social : cómo elegir mis compañeros de viaje (pareja, amigos, entorno). Estudiar: seducción, PNL, lenguaje no verbal (igual o más importante que los idiomas).

-Aprender a ser resolutivo en los conflictos y situaciones de crisis. Cualquier interacción entre dos personas es un buen ejercicio para trabajar sobre el habilidad de cómo negociar y llegar a un acuerdo.

-Comprender el mundo de la naturaleza, sobrevivir y saber adaptarme en ella: aprender a estar solo en un bosque u otro entorno sin civilizaciones  y mantenerme con vida (caso un poco extremo pero mejor tenerlo como herramienta).

-Aprender a respirar: la respiración es todo. Cuando uno deja de respirar se muere. Al tener una buena respiración, facilitamos mucho los diferentes campos mencionados antes. Recomiendo el método Wim Hoff. 

CONCLUSIÓN “La cárcel de niños”

De esto debería tratar la escuela, formar “súper seres humanos” y crear un pueblo unido con intención de mejorar nuestra especie y nuestro entorno de manera inteligente y sabia. Con todo mi corazón, cuanto antes lo arranques, mejor. Piensa que con la edad el cuerpo pierde elasticidad y fuerza, lo mismo pasa con las ganas de poner tu intención en el cambio de tus estructuras aprendidas. Estamos siempre a tiempo de cambiar y provocar el bien en nuestra vida y la de los demás. Si quieres vivir lo que anhelas, te recomiendo entrenar y reaprender a aprender (leer: Entrénate y conecta con tu potencial).

Cada año siguen entrando millones de seres en la “cárcel de niños” para el nuevo inicio de un “formateo” mental que durará una media de veinte años. Gracias al internet y las nuevas tecnologías de comunicación, tienes acceso a casi todo de forma inmediata.

SI QUIERES, PUEDES. Todo depende de ti.