¿Cómo superar el abandono emocional?

Una historia de abandono: “El Origen”

Superar el abandono emocional ¿cómo? Ni loco. La gente que abandona a los demás no tienen “corazón”. Si supieras el gran aprendizaje que te brindan… Déjame contarte una historia.

 

La Sra. Frambuesa era una mujer muy atractiva de 30 años, positiva, agradable y siempre intentando ayudar su entorno y, sobre todo, a sus padres. Una mujer con pocas experiencias de vida. Es decir, un tipo de vida muy tranquila en su pueblo de toda la vida. Era una mujer buena. Había crecido en un entorno familiar unido con mucho amor por parte de sus padres. Llevaba desde chica un deseo profundo de ser madre y crear la familia de sus sueños. Al tener mucha compasión por su familia, se sentía en el deber de estar con ellos y no dejarlos a cualquier coste.

“Cumplir tus sueños es tu dirección de vida”.

Como muchas personas de su generación, tenía ganas de explorar y encontrar el hombre de su vida para crear la familia ideal. Era una soñadora con mucha sensibilidad. Le apasionaba todo lo artístico: pintar, dibujar, decorar. Se dedicaba a la maquetación de periódicos y revistas para una editorial. Su vida era muy agradable, pero le faltaba crear una familia para cumplir la vida de sus sueños. Estaba decidida a esperar el hombre que le iba a aportar una vida plena.

Como muchas mujeres, ella soñaba con un “súper hombre” en quien podría confiar y entregarse por completo. Como siempre, el universo escucha nuestros deseos. Un día rutinario se presentó en su trabajo un nuevo colaborador de la agencia. El Sr. Roca, 1’83m, pelo castaño, alto, fuerte, unos ojos verdes que transmitían seguridad y confianza. La Sra. Frambuesa no le prestó atención, estaba concentrada en su tarea creativa.

“Atracción no es Amor”.

Fue solamente en el momento donde el Sr. Roca se acercó a ella y estiró su mano para introducirse como el nuevo colaborador de la empresa, cuando la Sra. Frambuesa se quedó atrapada en la onda del señor Roca. Ella estaba acostumbrada a trabajar en un entorno masculino, por lo tanto sabía manejarse entre hombres. Cuando el Sr. Roca se presentó a ella, la Sra. Frambuesa respondió de vuelta con una mano firme y el total control de sus emociones. Por fuera la Sra. Frambuesa aparentaba como siempre, controlando su comportamiento y manejando la situación. Pero por dentro la Sra. Frambuesa se derretía por completo. Cada célula de su cuerpo “vibraba” en la presencia de este hombre. Iba a cambiar algo importante en su vida.

A los días el Sr. Roca sabía perfectamente que su poder de atracción estaba ya contaminando a toda la plantilla femenina de la empresa. Pero el positivismo y la luz de la Sra. Frambuesa le llamaba constantemente la atención. Siempre que estaban juntos ella se sentía nutrida. Lo hacía conectar con un tipo de sensación que para él era única. Sentía que con ella conectaba con anhelos internos, sentimientos que llevaban años bajo tierra. Estaba él también atrapado por la energía de esa mujer. No lo podía evitar.

“Hace falta 90 días como mínimo para que cada uno presente su “YO” real”.

Lo previsto ocurrió. Al mes la Sra. Frambuesa y el Sr. Roca empezaron una etapa de exploración mutua. La Sra. Frambuesa estaba por las nubes. Experimentaba cosas que jamás había llegado a imaginar. Un sentimiento de realización nacía en ella. Por fin había llegado el hombre de su vida. El Sr. Roca estaba muy entusiasmado también. La única diferencia es que era un hombre de muchas experiencias. Era un experto en “consumir” mujeres. La Sra. Frambuesa de otra mano acababa de romper la cáscara de su refugio familiar. Ella tenía la convicción que él era “el hombre de su vida”, lo sentía, lo vivía con la todo su cuerpo. Todo apuntaba a que sería “él” quien la llevaría a este alcance de exploración vital. El Sr. Roca sentía por primera vez algo que solamente la Sra. Frambuesa era capaz de provocar en él, conectar con su potencial de “hombre superior” (leer: El camino del hombre superior).

Estaba completamente descolocado. Como cualquier película de amor (película de Disney), uno de los protagonistas provoca algo para romper la facilidad de la experiencia. Es muy interesante en una película, pero en la vida real se vive de otra manera.

“Debes aprender a ver las señales de alertas de las personas que te rodean”.

El Sr. Roca se había casado dos veces con dos divorcios y un hijo de diez años ya en su mochila. Era un hombre misterioso, muy simpático y encantador pero hablaba muy poco de su pasado. La Sra. Frambuesa era lo opuesto, venía limpia de cargas y era bastante transparente en su vida. Le encantaba comunicar y compartir su mundo emocional. El Sr. Roca tenía también algo que acompañaba su historia. No era capaz de estar solo. Las mujeres eran una vía de escape para él. La Sra. Frambuesa era capaz de vivir un amor incondicional. Ella sabía que era el “hombre de su vida”. Se veía capaz de afrontar cualquier asunto a su lado.

Ella era capaz de todo con tal de crear la mejor familia del mundo. Decía siempre que “si uno quiere, puede”. Nada le daba miedo, este señor era el hombre de su vida y con él iba a crear una familia de ensueño.
En los primeros meses de una relación, cada uno suele enseñar una versión de su mejor “yo” (unos 90 días). Pero con el tiempo aparece el “yo” más completo de cada uno. El pack total de cada persona comienza a resurgir pasado un tiempo.

Compatibilidad contra enamoramiento

Es vital ir trabajando previamente en nuestro “yo interno” y “yo externo” para que los dos se alineen.
La Sra. Frambuesa era de una familia tradicional y humilde, con su papá y su mamá de toda la vida que caminaban juntos pasase lo que pasase. Pero ella tenía ya 30 años y le preocupaba mucho no llegar a tiempo para crear una familia. Era como la edad límite para ser madre en aquel momento. Llevaba tantos años esperando encontrar el hombre perfecto, que la Sra. Frambuesa proyectaba ya todo en él. El Sr. Roca lo tenía claro, ya era padre de un varón y después de dos divorcios, no quería más compromisos familiares.

“Crear una vida es cuestión de dos personas, no de una”.

Solamente habían pasado 2 meses. La pasión era el motor conductor de esa pareja. La Sra. Frambuesa comenzó a notar algunos cambios en ella. No sabía que lo que estaba pasando (pérdida de energía, mareos…). Cuando vio que no le llegaba su menstruación, fue a hacerse un análisis. La semana siguiente recibió una llamada del laboratorio que le confirmaba que “un sueño”estaba a punto de nacer. Estaba embarazada. Una vida entera esperando esta etapa. Años y años de deseos internos para este gran regalo. Iba a ser madre y además con el amor de su vida. ¿Qué más podía pedir?, era perfecto. Ahora venía el momento de compartir su alegría con sus seres queridos y, sobre todo, compartir el gran evento con el Sr. Roca.
La Sra. Frambuesa tenía muchísima ilusión por compartirlo con su querido. Esperando la noche para tener más intimidad y tranquilidad con su amor, la Sra. Frambuesa con un brillo espectacular en su mirada anunciaba al Sr. Roca la llegada del fruto de este amor maravilloso.

-NO…NI HABLAR…NO QUIERO TENER MÁS NIÑOS… -Contestó el Sr. Roca con plena certeza.

Comenzó el primer choque de una realidad que en ningún momento podía imaginar: “soy la mujer y madre perfecta, yo te quiero y tu me quieres”. Pero el Sr. Roca seguía firme. No quería tener hijos y punto. Llorando durante días la Sra. Frambuesa estaba derrumbada. El anhelo de ser madre era tan vital en ella que el hecho de separarse de esta idea era algo impensable. Para ella perder su niño era impensable. Con total certeza decidió quedárselo y convencer al Sr. Roca que iba a ser lo mejor que le había pasado en su vida.
Comenzaba una aventura nueva para la Sra. Frambuesa.

“Date cuenta de que detrás de cada persona existe “una mochila” y que, principalmente en los tres primeros meses, las personas no suelen conocerse bien y muchos tapan lo que son”.

El Sr. Roca era uno de ellos. Comenzaba a tener un actitud muy fría frente a la Sra. Frambuesa. En muchas ocasiones por motivos laborales “desaparecía del mapa”. Decía que era el único de la empresa que podía hacer esas tareas. Sabía que la Sra. Frambuesa quería quedarse con el niño pero él no quería asumir la responsabilidad. La Sra. Frambuesa tenía esperanza de que un día su querido iba a darse cuenta del regalo que les estaba esperando. El Sr. Roca solía irse días y a veces semanas sin decir nada. Siempre volvía con más ánimo y más “entregado”. Casi podía percibir que el hecho de ser padre de nuevo le podía ilusionar.

Para la Sra. Frambuesa era muy difícil. Se encontraba sola. Por supuesto, sus padres seguían acompañándola en esta etapa pero veía como no podía confiar en el Sr. Roca. A lo largo del embarazo, la Sra. Frambuesa sospechaba que todas estas escapadas no eran normales. Decidió un día enterarse de qué iba el asunto. Un día que él desapareció de nuevo, la Sra. Frambuesa se montó en su coche y decidió perseguirlo. Llegaron a otro pueblo, unos 50 kilómetros de donde él vivía. Con sorpresa la Sra. Frambuesa vio que el coche del Sr. Roca entraba en un gran establecimiento lleno de árboles. Era un sitio muy agradable fuera del ruido de la ciudad. El cartel de la propiedad ponía “Hospital psiquiátrico St. Andrés”. La Sra Frambuesa no sabía que su empresa trabajaba con hospitales psiquiátricos y en ningún momento podía imaginar otra cosa. La propiedad era tan grande que la Sra. Frambuesa perdió la pista de su querido. Decidió entrar ir a la recepción para intentar sacar más información. Ella quería saber qué era lo que estaba pasando, cuál era la relación del Sr. Roca con este establecimiento y por qué no se lo había contado antes. La recepcionista le comentó que ninguna empresa de ese tipo estaba trabajando con ellos y que la persona de nombre Roca era uno de los pacientes de este establecimiento.

El amor con trauma

La Sra. Frambuesa pensaba que era un error.
¿Cómo podía ser? No tenía ningún sentido. Pero el Sr. Roca tenía por hábito pasar estancias cortas en establecimientos psiquiátricos. Recibía medicaciones para salvarse de su mundo de males internos. Entraba como uno puede entrar en un hotel. Se pagaba su propia estancia. Recibía una medicación como tratamiento psiquiátrico y cuando él lo decidía, se iba. Él se consideraba como enfermo y era la única manera que tenía para salvarse. La Sra. Frambuesa se sentía traicionada, desamparada, completamente inútil. Ella que siempre proponía un pensamiento saludable, con terapias alternativas, promoviendo amor hacía los demás, se encontraba delante de su peor pesadilla. Por ser una mujer de principios con gran corazón decidió ayudar a ese hombre. Se autoconvenció que este hombre estaba perdido en su forma de ver la vida. Ella podía ayudarlo a remontar y a afrontar la vida desde un punto de vista más sano. Ella lo iba a salvar.

“Ayuda a quien acepta tu ayuda de otra manera déjalo”.

Durante los 9 meses de embarazo la Sra. Frambuesa se enfrentaba a una persona completamente encerrada en sus hábitos y creencias. Lo único válido para él era la estancia en establecimientos psiquiátricos. Nadie lo podía sacar de allí. Era la única solución. Esta mujer vivió “un infierno” durante esos 9 meses (imagina el niño dentro). Poco a poco el Sr. Roca se hizo a la idea de ser padre de nuevo, pero estaba poco presente realmente. Ella era fuerte al nivel emocional pero físicamente no tanto, caía constantemente enferma. Sus queridos padres estaban siempre a su lado pero ella esperaba el apoyo del Sr. Roca. La Sra. Frambuesa pasó un embarazo doloroso con muchos sufrimientos y penas. El hecho de estar embarazada le daba fuerzas para continuar. Llevaba el trabajo de dos personas en una y además estaba pendiente de los estados del Sr. Roca.

Después de nueves meses de sufrimiento llegó el gran día. El Sr. Roca ya se había hecho a la idea. En aquel momento, la Sra. Frambuesa estaba únicamente concentrada en su parto. Fue muy difícil, costoso y con mucho sufrimiento pero llegó el pequeño “Sébastien” a este mundo (SEBA…curioso, estoy en la historia… ¡Qué interesante!). Mi madre estaba agotada y mi padre iluminado. Esa llegada al planeta provocó un despertar en él (por lo que me contaron). Mi padre de repente sintió el deber de asumir su responsabilidad. Era su hijo (supongo que le entró la fibra paternal como la adquisición de un coche nuevo). A los días decidió con total orgullo ponerme su apellido (en Francia es el primer apellido el que cuenta). Era Sébastien Maillot, con un padre que le encantaban las clínicas psiquiátricas y una madre “ultra mega” dependiente. Sigue leyendo, se pone mejor luego.

Tener un hijo sola

La Sra. Frambuesa retomaba fuerza y comenzaba a tener esperanza desde mi llegada. Era un regalo del cielo. Veía que el Sr. Roca estaba mucho más animado, alegre y cariñoso. Sentía por primera vez que todos sus esfuerzos sirvieron de algo. A los meses mi padre comenzó de nuevo a volver a sus viejos hábitos y mi madre a su lucha constante para preservar algo que no existía desde el principio: una familia.
Mis abuelos ultra presentes en mi desarrollo, apoyaron en cuerpo y alma las decisiones de su querida hija. Pero las cosas fueron a peor. Mi madre ya no podía más, llevaba casi 2 años luchando con un hombre que no quería cambiar, que le hacía chantaje emocional a través de su hijo, que no asumía la responsabilidad de ser padre y tampoco marido. Era para ella y para mí (parece ser) un infierno. Le propuso la condición siguiente: “si te marchas y no vuelves más, no te pediré nunca nada a cambio”.Y parece que fue lo que hizo.

El Sr. Roca decidió irse y no volver más a nuestras vidas. Mi madre nunca le pidió nada. Se sellaba en mí el primer abandono.

“Sin dependencia no existe el abandono”.

A los 2 años digamos que no era muy consciente de lo que pasaba, por lo menos no me acuerdo de nada. Solo puedo recordar lo que empezó a surgir en mí más tarde.

En resumen, a los 2 años de edad: me llamo Sébastien (“SEBA”), con un padre desaparecido (nunca supe nada más) y con un “follón” administrativo (para mi madre en su momento). Llevar un apellido diferente al de tu familia es un poco raro (y más para el gobierno).

Como consecuencia un niño traumatizado, somatizando toda una montaña de males y con problemas emocionales.Hasta los 2 años no decía ni una sola palabra y parece ser que al día siguiente de su partida, comencé a decir frases (vamos, era un regalito y lo sigo siendo =)).
Nunca pude dormir una noche completa hasta la edad adulta. Era hipersensible, con hiperactividad (Leer: Persona Altamente Sensible PAS), tenía hemorragias nasales casi a diario hasta mi adolescencia y, por supuesto, miedo a todo.

Si supieras el hecho de cómo algo que tú ni siquiera has provocado puede repercutir en tu vida, pensarías las cosas de otra manera frente a tus decisiones (por eso creé EnAlkimia).

Conscientemente nunca sentí que haya vivido el abandono. No recuerdo absolutamente nada. He crecido sin padre como las personas que crecen sin el sentido de la vista. Es algo completamente normal, lo raro ahora sería tener uno (jeje). Ahora, si supieras la cantidad de problemas que eso creó en mí a nivel del subconsciente (más allá de lo que puedes controlar).
De chico nunca anhelé un padre pero lo sustituí por otra cosa, la desesperación por encontrar a “la mujer de mi vida”. Era algo vital, como respirar, solo que me era imposible siendo tan pequeño (mi primer recuerdo emocional era sentir la necesidad de encontrar mi otra “mitad” teniendo solamente 3 años). Lo de mi padre me daba igual. Ahora “la pareja” era lo vital.

Trabajé años y años solamente por el hecho de encontrarla algún día pero veía que sufría en muchísimos campos (miedo a todo, fobias, inseguridades, desinterés por otras cosas que no fueran la pareja, problemas para relacionarme con el mundo exterior y muchas cosas más). Vivía en un bucle de males constantes. A los 20 años comencé a retomar el control y recuperar poder. Hice mil terapias, leí libros, fui a gurús, leí frases de autoestima, rezando todos los días para que apareciera la mujer de mi vida, pero NO. Parece que tenía que ser así y punto.
Pero recuerda, soy el hijo de la Sra. Frambuesa, tengo su perseverancia y fuerza interna. Estuve viviendo una muerte continua durante 20 años. Cualquier persona que supera la muerte (física o emocional) pasará a otro nivel.

“Muérete mientras puedas y sacarás así la vida que está dentro de ti”.

A los 20 años decidí vivir una vida a medida y comencé mi proceso de sanación consciente. (Leer:Comienza Aquí)

La repetición del no aprendizaje

A mis 30 años llegó ella. Vamos a llamarla la Srta. Verde. Estaba en una convención internacional de bailes (sí, tuve una etapa de adicción a los bailes latinos). Yo acababa de salir de una relación de unos años y mi radar de toda la vida seguía activo. Desde los tres años (son muchos años), mi “interior” seguía pendiente de ese encuentro.

La Srta. Verde era lo que podemos llamar un “Petit Format” (pequeño formato en francés), chiquitita, muy delgada y muy femenina. Sus ojos verdes sellaron el cambio en mí. Conversando veíamos que teníamos muchas cosas en común. Teníamos en común que ambos queríamos ayudar a la gente (yo como entrenador emocional y ella como médico), nos apasionaba el baile y los dos practicábamos artes marciales. La familia y la amistad eran valores fundamentales y un pilar en nuestro estilo de vida. Fue casi instantáneo.
Hablábamos idiomas diferentes hasta convertir todo al inglés. Algo me atrapó y no sabía el qué, algo me decía que debía seguir conociéndola. Por el motivo que fuera, la perdí de vista durante el seminario y no tenía su contacto. Me sentí súper torpe. Solo tenía un nombre.

Con algunas experiencias en mi mochila, mi mente me decía las cosas siguientes: “otra historia sin sentido, cada uno vive en un país distinto, aún no la conoces, etcétera”, pero mi intuición me decía que ahí había algo espectacular. Existen movimientos que por más que no quieras, al final suceden.

“No la/lo busques pero prepárate para que te encuentre”.

De vuelta a España y siguiendo con mi proyecto (estaba decidido a crear mis primeras charlas con EnAlkimia), unas tres semanas más tarde, recibí un mensaje. Era la Srta. Verde. Resultó que durante tres semanas había estado haciendo todo lo posible por encontrarme. Era la primera vez que sentía algo así.
Una voz interna me decía: es ella.
Treinta años después por fin había llegado el momento (cuando lo vives, lo sabes). Era algo que no podía controlar y parecía que ella tampoco. Para muchos sería una historia de pareja típica. Para mí era el giro de una nueva vida (dos personas completamente atrapadas en un tipo de amor pasional, ¿a quién os recuerda?). Cuando el universo te pone algo tan fácil hay que estar loco para no cogerlo. Comenzamos una relación a distancia.

Una palabra: ¡espectacular! Por fin podía expresar estos 30 años de anhelos y frustraciones (falta de experiencia por mi parte en la gestión emocional). Aprendíamos mucho uno del otro, viajábamos de un país a otro para vernos. “Era fantástico”, estaba realizando treinta años de anhelos y, por supuesto, proyectaba una vida entera con esa persona.
(recuerda que, como mínimo, son 90 días para para que una persona comience a presentar sus “YO” reales. Al tener una relación a distancia, la realidad se transforma bastante y lo que cuenta es el tiempo pasando juntos físicamente).

Hasta que un día llegó la presentación de “la mochila” (el pasado) de cada uno. Por tener el hábito de ahondar siempre en mi mundo interior, hablar de lo mío de manera transparente es algo completamente natural y escuchar a los demás, más aún. Pero no todo el mundo tiene esa facilidad y habilidad. Menos cuando has tenido un pasado muy duro lleno de sufrimiento. Ahí la historia se comenzó a complicar. Yo hacía todo lo posible para que la relación fuera más fácil. Estaba tan seguro de lo que sentía por esa persona que no existía la posibilidad de que las cosas fueran a peor. Mi intuición seguía confirmándome día tras día que “era ella” y que por fin podía vivir lo que anhelaba tanto.

Si yo tenía una mochila cargada en mi pasado, el otro “Petit Format” tenía un baúl. Era bastante potente y, por supuesto, en muchos aspectos ocultos y no trabajados. Comenzaba ella por primera vez a sacar a la luz muchas cosas ocultas (traumas, miedos, bloqueos, rencor, distanciamiento, mentiras y una comunicación pobre). Aprendí de la Sra. Frambuesa que el amor siempre gana. Yo sumaría que el amor consigo mismo es el ganador de todo. Naces con él y te morirás con él. Por lo tanto, yo podía con todo. Gran aprendizaje que me llevé. Aprendí a partir de ese momento que una relación es siempre de dos personas.

“Lo que une la pareja es el compromiso por parte de cada uno de querer estar juntos”.

Como resultado, al tiempo, la Srta.Verde decidió abandonar el barco y nunca más volver a aparecer en mi vida. Cualquier intento por mí parte de comunicación terminaba en un pozo de olvido. Era completamente dependiente a esa persona y además sin comunicación alguna. Al principio pensaba que era una broma, un error, que era algo irreal. Mi intuición me decía que eso era lo correcto y que ella era la mujer tan esperada en mi vida (¿os recuerda a alguien?)
Puede ser, pero resultó que “NO”.
Abandonó el barco y no volvió dar señales de vida. Sus amigos, familia, todos, quedaron también sorprendidos y nadie supo decirme el por qué ni el para qué. Me puedes preguntar lo siguiente, ¿por qué no fuiste a por ella? El último viaje sirvió para intentar comprender qué estaba pasando pero no sirvió de nada.
Escribí, llamé numerosas veces pero nada. Cuando alguien no quiere, no puedes hacer nada
Seguro que pasó algo terrible. Puede ser, pero a los meses estaba ya volando con otro. Viví el abandono de manera consciente.

¿Cómo superar el abandono emocional?

Por haber vivido fuga de un progenitor apenas al nacer, me quedé sellado con la herida del abandono. En ese momento solamente absorbí ese trauma y lo convertí en una búsqueda del “amor en pareja”. Al ser tan joven, la noción de “abandono” no era visible, solamente las consecuencias. De chicos somos completamente dependientes de nuestro entorno. Gracias a esta experiencia y todos esos males, me dediqué desde la niñez a la exploración de quien “soy”. La búsqueda del amor en pareja me hizo mover montañas, era el motor de mi vida.

A los 30 años volví a vivir el mismo abandono pero esta vez conscientemente. Fue para mí una bomba nuclear. No es solamente el hecho de que alguien se vaya de tu vida, es que son 30 años de sueños e ilusión que, día tras día, se esfuman sin que tu puedas hacer nada.

Al igual que me pudo pasar de chico con mi padre, experimenté la indiferencia pero esta vez de manera consciente. La indiferencia ha sido la emoción más dolorosa que he podido experimentar hasta ahora. La indiferencia ocurre para la persona que lo vive como tal. Solamente existe cuando uno se siente afectado por dicha actitud (en mi caso me sentí completamente abandonado).
Para decirte la verdad, no sé realmente si llegamos a superarlo por completo. Está ya inscrito en tu ADN. Lo único que te puedo decir es que sí se puede transformar y hacer que esta herida se cicatrice y que deje de doler. Por haber sufrido una y otra vez varios protocolos de abandono en mi vida, te puedo asegurar que hoy gestiono mucho mejor cualquier evento donde la ola del abandono aparece, de otra manera, me como la ola y me levanto otra vez.

SANARTE DE UNA VEZ:

A través de ese proceso de abandono descubrí dos cosas fundamentales:

-DEPENDIENTE EMOCIONAL:

Para vivir el abandono hay que ser dependiente, de otra forma el abandono no se sostiene. Las dos cosas van juntas. Cuando estás dentro del sufrimiento del “abandono”, darte cuenta de que eres un dependiente es muy complicado. Tu sufrimiento está por las nubes. Tu corazón está ciego y tu mente ni hablarlo. Con el tiempo y la intención de sanarte, llegará la liberación de esa emoción. No es curar la herida, es simplemente “bajarse de la nube del sufrimiento”. Todos de una manera u otra estamos atrapados en un proceso de dependencia (parejas, familia, trabajo, animales, etc). Pocas personas trabajan sobre sus dependencias y prefieren complacer a los demás para evitar una separación. Puede funcionar pero por mi experiencia, varias personas a mi alrededor que ya murieron se han ido con la mochila llena de dependencias y males no sanados. No pasa nada, solamente que estos males contaminan tu vida y te provocarán muchos conflictos internos y externos.
Cuando un miembro de tu familia (más concretamente un progenitor) “desaparece del mapa”, tu niño interior lo graba con un gran sufrimiento y muchos lo guardan hasta su propia muerte. Es vital despertar lo antes posible y sanar nuestras heridas (leer: las 5 heridas que impiden ser uno mismo).

“Los sufrimientos son las agujetas del ‘Corazón’”.

Mi toma de consciencia se activó a través de esas grandes caídas emocionales. Gracias a la simple frase de un amigo: “SEBA, eres un dependiente”, treinta años de estructuras se vinieron abajo. Por supuesto que era dependiente, por no decir hiperdependiente, pero no lo veía así. La estructura de una súper pareja (tal cual la entiendo) “me hacía feliz” pero significa también que mi felicidad se encontraba fuera de mí. Las cosas pueden funcionar así un tiempo y tal vez para toda la vida pero siempre estarás dependiendo de los demás para vivir bien. De otra manera vivirás atrapado/a en muchas áreas de tu vida y seguirás atrayendo asuntos y eventos que te volverán a presentar el mismo plato de comida. Si no hubiera vivido el abandono con mi altísima dependencia emocional no estaría en ningún momento ayudando otros a despertar su propio camino. Piénsalo.

“Cuando tienes agujetas es que tu músculo crece. Rompes fibras. Piensa que tu mayor sufrimiento es tu mayor crecimiento”.

-ESTAMOS AQUÍ PARA SANARNOS Y AYUDARNOS.

Te recomiendo entrenar de manera constante en todas las áreas de tu vida (leer: Entrénate y conecta con tu potencial). Límpiate y sánate tanto por dentro como por fuera. Todo es válido. Si decides pasar y no hacer nada es también válido. Pero te puedo asegurar que el universo te llevará en un momento dado a los “asuntos pendientes”.

Ahora estoy por fin respirando, vivo con muchísimas menos expectativas de los demás y me siento más libre.
Como cualquier sesión de deporte intensa, el cuerpo debe descansar y se descansa con el tiempo. Con un sufrimiento es lo mismo. Debes descansar para que la fibra emocional vuelva a recuperarse. Una vez recuperado, estarás más fuerte que antes, pero no significa que no vuelvas a sufrir más.
En el caso del sentimiento de abandono, mi recurso favorito fue construir una vida de valor hacia mí mismo, lograr todas las metas que me proponía diciéndome que yo era capaz, que yo valía. (Leer: ¿Cómo transformar tu vida en un juego?)

Al ser cada vez más independiente frente a tu realización como ser humano, sanarás partes tuyas de necesidad hacia las demás personas.
También decidí de manera consciente aprender a elegir mi futura compañera de viaje desde otra perspectiva (Leer: ¿Cómo atraer gente fantástica a tu vida?)

Ahora disfruto y me entreno para vivir en un mundo donde estar solo o acompañado es el lado de una misma cara. Me quedan por explorar todavía muchas partes internas mías pero hay un antes y un después de la persona que era.
Por si te reconoces en lo escrito, te deseo lo mejor. Si yo he podido, tú también puedes.
Cuéntame en los comentarios cuáles son tus ataduras. ¿Te has sentido alguna vez abandonado/a? ¿Cómo lo has gestionado?
__________________________________________
Si deseas seguir informado de los próximos artículos, piensa en suscribirte a la Newsletter .
Recuerda compartir este artículo y hablarlo con tu gente.
Votar para este artículo:

26 Comentarios

  1. Avatar

    Totalmente identificada con esta historia, hasta el punto de que prefiero estar sola…. Me queda mucho trabajo por hacer

    Responder
    • SEBA

      Hola Noelia… Lo suyo es estar bien solo o acompañado. Aprender a estar bien con uno mismo debería ser una etapa vital en el desarrollo de cada uno. Pero para muchos no es así para no decir todo lo contrario, de ahí el propósito de Enalkimia.com.

      Es como todo, hay que entrenar y ponerse a la practica. Te invito a leer “Entrénate y conecta con tu potencial” . La vía más efectiva es crear un nuevo campo emocional asociado al estar bien con uno mismo. Luego es mucho más fácil disfrutar de las relaciones con los demás.

      Responder
  2. Avatar

    Muy buen post. Sufri abandono desde el dia 0. Mis padres adoptivos me dieron todo y mucho mas. Pero ese sentimiento de vacio, todavia no lo pude cerrar. Me siento herida. Y me paso lo mismo que vos. Queria encontrar todo “eso” en una pareja, y tambien me volvio a pasar lo mismo. Quiero hacer todo lo posible para poder sanar, pero se me hace muy dificil dia a dia.

    Responder
    • SEBA

      Gracias Parov por dejar parte de tu experiencia. Es exactamente eso “sentir” en el ahora. Ya lo verás el tiempo es relativo es decir que cuando te instalará en tu nuevo paradigma de realidad emocional todo ese peso del pasado te parecerá “como poco” por lo menos es lo que siento en mundo de ahora.
      Debes ser consciente y poner en marcha un sistema de entrenamiento en todas las areas posible de tu vida, eso te permitirá desarrollar una rutina importante de realización personal. Luego debes pasar al acción en lo desconocido para fomentar una realidad que tu cerebro todavía no puede conocer y anticipar (te ayudará a crear un nuevo campo emocional de realidad). En mi caso a parte de todo ese entrenamiento, la hipnosis regresiva fue la clave. Puedes desbloquear décadas de mierdas en cuestión de minutos. Por lo tanto te invito a contactarme si necesitas explorar esa parte. Con o sin hipnosis tendrás que entrenar constantemente. Es un asunto general para cualquier ser humano de este planeta. Gracias de nuevo Parov. Un abrazo

      Responder
  3. Avatar

    Hola cómo estás? Agradezco por tu escrito.
    Cuando tenia 4 meses de nacida, mis padres emigraron en busca de mejor futuro para sus 5 hijos. Yo soy la menor. En Nicaragua, en la epoca de los 90 se estaba viviendo hambruna y miseria.
    Me cuenta mi madre que se enteró de mi existencia dentro de su vientre 5 meses despues de procrearme y debido a la situacion, intentó interrumpir el embarazo..
    Pero nací, y desde los 4 meses de edad fui criada, junto con mis hermanos, con mi Abuelita.
    Durante ese periodo, mis padres se aseguraban de trabajar y enviar dinero para que nada nos faltara. Y fue hasta los 6 años que los volvi a ver. A mis 8, emigraron nuevanente de manera ilegal y la historia se repitió… no volvi a ver a mi madre sinl hasta el año pasado,.. 18 años mas tarde…

    A lo largo de mi vida rescuerdo haber sido una chica aplicada en sus materias, porque deseaba agradar a mis padres y recibir su aprobacion.. pero siempre me juzgaban por haber obtenido 98 en vez de 100… Era una niña solitaria y triste, que encontro unico consuelo en su abuela…
    Soñaba con encontrar mi alma gemela que me “salvara”, de mi tormento para formar mi propia familia y ser feliz.
    Encontre a un chico a quien pretendia “salvar”, y se convirtio en una relacion toxica y dependiente.. en la cual aun estoy estancada.
    La relacion con mi madre ha sido muy dificil, tambien la comparo con mi relacion romantica.. en la cual veo todas mis energias drenadas y luego de visitatle, regreso a casa con tristeza y sentido de culpa y frustracion…

    Responder
    • SEBA

      Hola Dania.

      Gracias por compartir tu experiencia. Un 100% de dificultad. Sigues viva es eso es lo importante. Es decir te toca a ti, que lo quieras o no asumir,”esa responsabilidad” familiar. Es decir que eres el ultimo eslavon de tu grupo. Según como percibo mi realidad, nos toca limpiar la carga familiar en nosotros mismos. Es decir polarizar los negativos en positivos (emocionalmente hablando) de otra manera la vida te propondrá personas, eventos, situaciones que activarán lo que se encuentra dentro de ti no resuelto. Por mi parte por más que me haya ido a vivir a miles de kilómetros de donde nací, tuve y sigo limpiando, cambiando, modificando patrones familiares. Vivo mucho mejor pero es un trabajo constante. Mis saltos mas grande de cambios y mejoras han sido viajando solo y a traves de la hipnosis regresivas (otra forma de viajar). Te deseo lo mejor, si puedo ayudarte en algo aquí me tienes. un abrazo

      Responder
  4. Avatar

    Hola Seba, me marca tu Historia. Y me alegra saber que si se puede salir adelante después de un abandono. En lo personal estoy viviendo una situación que me tiene con el animo por el piso, soy divorciada, actualmente tengo una relación con a quien yo puedo identificar como el amor de mi vida, hemos sido muy cercanos y compartíamos mucho tiempo y nos apoyábamos en casi todo. Pero de un tiempo para acá las cosas han cambiado, el dice que sus ausencias son por trabajo. Pero igual yo siento que mi vida se viene a bajo, que nada tiene sentido, es como si me faltara el aire para respirar. Aunque trato de enfocarme en otras cosas el sentimiento no me deja…

    Responder
    • SEBA

      Hola Julia…Gracias por compartir tu historia. Es necesario “entrenar sobre su campo emocional una y otra vez” para luego mantener un “standard” adecuado a nuestras expectativas. A partir del momento que el barco este a flote lo suyo es luego dirigirlo bien, pero primero hay que estar a flote. Propongo en los diferentes artículos varias herramientas y métodos que uso casi a diario para mantener mi barco a flote, te invito a explorarlas y usarlas (una y otra vez). La hipnosis regresiva fue para mi revelador en mi camino y también la de otros…. Es desde luego una herramienta muy potente para ayudar a generar cambios profundos. Te deseo lo mejor. un abrazo

      Responder
  5. Avatar

    Hola, hace exactamente hace tres semanas mi ahora expareja, decidió poner termino a una relación de algo mas de 3 años, si bien es cierto la relación venia con un cierto desgaste, en lo personal yo no tenia ni la menor intención de ponerle fin,debo reconocer que en mas de una ocasión ella manifestó su disconformidad por como se encaminaba nuestra relación y planteo la posibilidad de ponerle termino, echo frente al cual yo siempre insistía en que se podía sobrellevar y juntos continuar el camino, finalmente por un malentendido (nada muy grave) tomo la determinación de ponerle fin a lo nuestro,pese a que insistí en que siguiéramos juntos.
    Cabe señalar que como personas siempre hemos sido bastante diferentes en cuanto a pensamientos y formas de resolución de conflictos,este argumento final fue el que mas destaco ella al momento del termino.
    Estas tres semanas han sido fatales para mi ,mucho llanto , desconsuelo y ánimos de nada,la extraño demasiado y como se lo dije en un intento por recuperarla , todo esto me parece un mal sueño. Ella por su parte dio vuelta a la pagina y se incorporo a su rutina normalmente, el problema es que trabajamos en el mismo lugar y es altamente probable encontrarme o saber de ella durante el día,lo que no ayuda mucho a mi recuperación.
    Se que la decisión esta tomada y no habrá vuelta atrás,intento superar la crisis con diferentes herramientas que he ido recopilando en lecturas de sitios similares a este,pero, es difícil,siento que los recuerdos están muy frescos y aun la quiero, algún consejo amigo,se agradece

    Responder
  6. Avatar

    HOLA BUENAS TARDES TENGO 25 AÑOS DE CASADA, TENGO DOS HIJOS DE 24 Y 18 AÑOS, FUI MADRE MUY JOVEN, APENAS ME CASE EN CIVIL VINO AL SIGUIENTE DÍA UNA MUJER DE UNOS 40 AÑOS A DECIRME QUE ESTABA ESPERANDO UN HIJO DE EL, SENTÍ QUE ME MORÍA LLORE MUCHO Y LO PERDONE, YO TENIA 16 AÑOS, ASÍ PASARON TRES AÑOS Y DESDE EL PRINCIPIO ME FUE MAL EL TOMABA MUCHO, CUANDO MI HIJO TENIA 3 AÑOS ME DEJO CON MI HIJO POR UNA MUJER MAYOR, PASAMOS UN AÑO SEPARADOS, Y POR MIS PAPAS REGRESE Y LO PERDONE. Y ME QUEDE EMBARAZADA NUEVAMENTE Y QUE COINCIDENCIA DE LA VIDA ELLA TAMBIÉN ESTABA EMBARAZA, POR QUE MI HIJA ES CUATRO MESES MAYOR PAR EL HIJO DE ELLA, ME ENTERE CUANDO ESTABA EMBARAZADA DE 6 MESES, SENTÍ QUE MI VIDA SE DESTROZABA Y AUN ASÍ SEGUÍ CON EL. . DESPUÉS ES SE FUE FUERA DEL PAÍS PERO ANTES FUE A RECONOCIENDO LE AL NUEVO HIJO. DESPUÉS ME VINO A TRAERME A MI Y A MIS HIJOS Y LA SITUACIÓN CAMBIO, ME PUSE A TRABAJAR AHORRE Y PUEDO VIVIR EN LA ACTUALIDAD DE MIS AHORROS.
    NUEVAMENTE EL SE VA A FUERA DEL PAÍS, Y ME DUELE PERO CREO QUE ES LO MEJOR EL ME TRATA CON TANTA INDIFERENCIA HACE SEIS AÑOS QUE REGRESAMOS A VIVIR ACÁ Y NUESTRA RELACIÓN SE A DETERIORADO Y A CADA QUE PUEDE ME HECHA EN CARA QUE TODO LO QUE HICIMOS ESTA A MI NOMBRE Y EL NO TIENE NADA. DICE QUE POR ESO SE VA NUEVAMENTE FUERA DEL PAÍS QUE SE VA HACER UNA CASA PARA EL Y PARA LA MAMA Y HERMANO QUE NO TIENEN NADA

    Responder
    • SEBA

      Hola Marcela gracias por compartir tu experiencia. Entiendo que ha sido y que todavía sigue siendo una etapa difícil. Tal cual como lo hablaba en el articulo del “El Guerrero emocional” las heridas del pasado son las cicatrices del presente.

      Aprender es la clave y lo único que nos queda para cualquier experiencia. Aprender para a vivir mejor y sentirnos mejor es nuestra meta.
      Te invito a comenzar desde la base (leer: los 3 conceptos) y luego practicar y sobre todo entrenar (leer: Entrénate y conecta con tu potencial).

      Tomar decisiones y elegir lo que es bueno para nosotros depende únicamente de uno mismo. A veces para llegar a este estado pasamos por etapas de sufrimientos muy grandes.

      Todo es cuestión de percepción. Espero que te ayude.

      Gracias de Nuevo Marcela

      Responder
  7. Avatar

    Recién voy leyendo este artículo porque siento que me encuentro estancada en una etapa de mi vida..al darle vueltas y vueltas a que es lo que me pasa ( estoy casada, tengo dos hijos y mi pareja no es muy afectiva conmigo) me di cuenta de que pasó mucho tiempo enojada, pero si lo analizo bien, el enojo siempre ha Sido mi manera de demostrar mi dolor, entonces es donde me doy cuenta de que estoy triste..y siempre he cargado este sentimiento, primero porque mis papás se divorciaron cuando tenía dos años, y al igual que tú lo ví muy normal.. después mi mamá tenía que trabajar siempre, hasta dos turnos y pues la veía poco y yo pasaba mucho tiempo sola..tuve muchas relaciones donde obvio me dejaron..y cuando encontrarte a mi actual pareja sentí que ya todo estaba bien, pero desde que salí de mi casa he sentido de nuevo cierto abandono por parte de mi mamá..yo juraba que teníamos una relación más cercana y ahora pareciera todo lo contrario y me ha dolido mucho esa situación, si bien me demuestra su cariño (comprando cosas) eso no es lo que yo he querido..no sé cómo sanar este dolor que siento porque no quiero heredarse lo a mis hijos..

    Responder
    • SEBA

      Hola Berenice. Gracias por compartir tu sentir. Es vital liberarse de la carga emocional. He podido hacer centenas de terapias y exploración fuera de mi zona de confort que seguía atrapo en ciertos bucles emocionales. Donde pude apreciar y experimentar grandes mejoras fue a través de la hipnosis regresiva y también de la biodescodificación. La mezcla de ambos es tremendo. Te invito a contactar un compañero y amigo Ivan Jurado (Psicosomática Clínica). Es un crack en su dominio y hace terapias a distancia. Para mi la terapia en sí corresponde a un entrenamiento interior. Te deseo lo mejor en tu camino Berenice. Un abrazo

      Responder
  8. Avatar

    Hola muy buenas,
    Gracias SEBA , por crear este articulo lleno de experiencias y de emociones, me encuentro en una etapa de emociones y situaciones muy parecidas a las mencionadas aquí, en relación con mis padres, y ahora en mi vida adulta, con ex parejas y con el trabajo, ayuda mucha escuchar testimonios similares, gracias; continuare leyendo los artículos saludos.

    Responder
  9. Avatar

    Hola. Empecé a leer el articulo por casualidad (o no). A mi hija la abandonaron 4 padrinos de bautismo (si 2 pares a falta de uno) mas la futura madrina de confirmacion. AMen de eso, casi no tenemos familia y no tiene amigas porque todas de alguna u otra manera la ‘traicionan’. Ni mi esposo ni yo hemos sentido nunca el abandono, pero no entiendo porqué le pasa esto a mi pobre nena, nosotros tratamos de ‘tapar’ lo que la gente de porquería (sean familiares, amigos etc) le hayan hecho pero no sé por donde encarar esto. Ella tiene 9 años… quizás se te ocurra algo. Te imaginarás como papás lo triste que estamos. Gracias!

    Responder
    • SEBA

      Hola Andre… Según mi percepción y realidad los niños son el reflejo de los padres o de la familia y del entorno que lo rodea.
      Os invito a investigar vosotros mismos vuestro nivel de coherencia cada uno y luego él de la pareja juntos. Alinear lo que uno dice, piensa, siente, haga en casi cada momento es un trabajo de vida. He crecido de niño en un entorno incoherente (como muchos). Me causo aprender modelos de vida completamente tóxicos para mi. Tuve que reaprender a aprender de nuevo. Te invito a leer El guerrero emocional El guerrero emocionaly absorber su contenido. Os deseo lo mejor.

      Responder
  10. Avatar

    Hola Seba! He llegado a tú página intentando hallar alguna manera para sanar mi dependencia. Se que soy una persona altamente dependiente y por lo tanto no consigo focalizar, ni terminar ningún proyecto que empiezo. Pero empecé a ser realmente consciente de mi dependencia hace apenas 4 meses. Hace 4 meses mi pareja me dejo, llevábamos juntos casi 19 años, empezamos muy jovencitos. Juntos hemos pasado por un montón de situaciones difíciles en pareja y las hemos ido superando poco a poco porque realmente nos queríamos muchísimo, pero de pronto mi pareja se canso, me dijo que no podía seguir por más tiempo así y me dejo. Yo en ese instante estaba pasando por una crisis personal y me identifico totalmente con todo lo que has descrito en tu historia. No estaba al 100% y me había abandonado a mi mismo por completo. Y ahora que soy consciente del problema quiero encontrar solución al mismo a toda costa y dejar de vivir de esta manera tan penosa.

    ¿Qué me recomiendas? ¿Qué puedo hacer para empezar a cambiar mi vida? No se que es lo que debo hacer, ni por donde empezar.

    Gracias por compartir tu experiencia

    Responder
    • SEBA

      Santi… muchas gracias por compartir tu experiencia. Te invito cuanto ante a que indagues los artículos del blog, sobre todo este sobre amor y atracción. Es vital que retomes el rumbo de tu vida y comiences a emplear tu energía por y para ti (habrá tiempo luego para dedicarla a los demás). La meta de momento es que logres a flipar con tu propia imagen (de corazon de ti digo que se puede) y así crear una vida que te ilusione con o sin novia. Si yo he podido entonces tu también.

      En el caso que necesites más te invito a que me contactes por privado al contacto@enalkimia.com

      Un abrazo… recuerda, él que entrena mejora.

      Responder
  11. Avatar

    Hola Seba te agradezco de todo corazón que compartas esta historia y todo el trabajo que realizas para apoyar en sus procesos de sanación de las personas , me identifico con tu historia aunque no del todo. Mi vida a girado a entorno de prepararme para que llegue ese hombre soñado y pueda ser al fin feliz plenamente, aunque soy una mujer independiente me gusta mi espacio incocientemente sigo en la búsqueda de esa persona especial, sintiendo que cada hombre que muestra un poco de interés en mi siento que es el indicado. Estoy en la etapa de mi vida, donde decidí sanarme desde dentro y ser responsable de mis emociones para vivir al fin una vida sana en todos los aspectos. Lo que me a llevado a este momento pero, lo que no me queda claro en qué momento fui implantado el chip del abandono por qué mis padres están juntos, por lo que me cuentan mis padres desde pequeña tengo un temor irracional al abandono, mi madre tuvo un embarazo de riesgo bastante alto y probabilidad de morir durante el parto. Con tu experiencia crees que pudiera ser esa la raíz de mi miedo al abandono?

    Responder
    • SEBA

      Hola Cristina, gracias por compartir tu experiencia. Por mi parte lo tenía sellado desde chico, pero andamos todos con memorias de nuestros antes pasado. Te invito a que te pongas en contacto con un gran compañero Ivan Jurado. Una de sus habilidades es trabajar sobre la memorias nuestros antes pasado. Arrastramos un montón de traumas etc. más los nuestros acumulado en esta vida. No conocí a mi padre por lo tanto no debería tener ninguna influencia suya, pues al parecer muchas partes de mi forma de ser le corresponde. Andamos todos con memorias incrustadas en el inconsciente, que surgen después en nuestro consciente. El sentimiento de abandono podría ser uno de ello. Te deseo lo mejor Cristina.

      Responder
  12. Avatar

    Hola Seba, encontré en tu historia frases que me identifican , pero estoy pasando por un momento muy duro , mi esposa luego de 25 años de matrimonio, (quisiera pensar que fueron bueno al menos tuvimos muchos años felices) decidió luego de una discusión sin tanta importancia irse de casa , hace 50 días, tengo del hijas de 24 y 22 que siguen conmigo , que tienen poca comunicación con ella y no porque no lo hubiese antes, solo que desde que se fue a la casa de una sobrina, no volvió a tener una comunicación conmigo y con mis hijas poco, algo por wassap y algún encuentro compartido, pero sin abrir a hablar con mis hijas de lo que esta pasando y están sintiendo Siento una gran tristeza, una gran decepción, y me cuesta aceptar que quizás todo esto ya se venia planificando desde hace tiempo y yo jamas pude o quise ver, la verdad nunca lo espere, hoy me cuesta horrores la soledad, emocionalmente estoy vació y me cuesto encontrar el norte para salir adelante, todo esto me dejo muy solo, mis amigos eran nuestros amigos, que ya no se meten y solo se por otros que ella necesita saber quien es , necesita encontrarse con ella, que me parece bien, estoy muy dolido por el abandono y la falta de comunicación , nunca mas volvió a llamar ni a hacer saber como y donde esta, mas allá que se por mis hijas que vive en casa de una sobrina, no se que espero que me digas, pero tenia al menos las ganas de contarlo como un desahogo

    Responder
    • SEBA

      Daniel…. Entrenárte, es la única clave que te puedo recomendar. Para la gran mayoría estamos interconectados con lazos emocionales. Estos lazos hacen que podamos recibir y dar “comida emocional” a los que nos rodean. Por falta de comprehensión, educación y experiencia en este terreno, cuando uno de los cables se rompe o se deshace nos encontramos frente a una carencia nutritiva. En tu caso por la falta de nutrición emocional que te aportaba tu mujer, te encuentras con un sentimiento de decepción, tristeza… (te comprendo). Tuve que entrenar como una “bestia” para poder compensar mi necesidad nutritiva emocional y reinvertir el sistema de cablajes. Es decir que tal cual como lo haría una persona que practica halterofilia me propuse retos para ser y estar más fuerte al nivel emocional. Recuerda vengo de los “hipersensibles-PAS”.
      Lo hice para sobrevivir en este planeta, ahora por fin estoy viviendo. Si entras en un ciclo desbastador al nivel emocional, lo único que te queda es ponerte más fuerte y trabajar lo que tienes dentro de ti para transformalo en fuerza. Te invito a leer el Guerrero Emocional para tener una guión. También si es necesario estoy agrupando un equipo de personas con habilidades muy interesantes para poder proponer una formula de “sanación efectiva”. Pasé tantos años mal que ya toca proponer esquemas de bienestar y compartirlos. Investiga el blog de EnAlkimia (está hecho para eso). Te deseo lo mejor.

      Responder
  13. Avatar

    Hola Seba, me sentí completamente identificada con tu post, justamente estoy pasando por una ruptura con una pareja en la que puse toda mi confianza e ilusiones. Seguiré leyendo el material que recomiendas, ya no quiero seguir pasando por este tipo de situaciones una y otra vez.

    Saludos!

    Responder
    • SEBA

      Gracias Maru… te invito cuanto ante a leer y poner en practica el método del entrenamiento emocional (Leer: El codigo de la felicidad). Tener un estado emocional empoderado es de lo más importante. Te mando mucho animo y que sepas que siempre existe aprendizaje detrás de todo. Un abrazo

      Responder
  14. Avatar

    Hola , no vivi el abandono de mis padres , crecí con ellos mis ,abandonos fue con el padre de mi hijo mayor , después logre tener una relación anhelaba poder formar una familia para mi primer hijo , Sebastian de esa relacion nació mi segundo hijo Santiago , edta relacion tampoco funcionó , esta vez puse yo termino.
    Han pasado 17 años desde que me separe , tengo 46 años y las relaciones que he tenido se han ido , ahora me acaban de terminar nuevamente , no me lo dijo con palabras pero cada vez fie mostrando su verdadera personalidad , el tan carismático ,tan amable con la gente , yo me había rehusado volver a tener una relacion estaba totalmente cerrada pero me dije porque no ! El se veía tan bien hombre , alcance a estar con el. 9 meses y justo aproximadamente a los tres meses me mostró una parte de el muy arrogante y yo le bajaba el perfil , y haci casi ya al termino de esta relacion el solo me ignoró yo me di cuenta que algo pasaba se lo dije y me respondió tenemos paradas diferentes , he llorado muchisimo porque una vez más me dejan ( el tiene una mochila se maltrato del padre hacia el , su madre y hemanos )

    Responder
    • SEBA

      Hola Clau, gracias por compartir tu historia. Como siempre desde mi corazón y mi humilde opinión, parece que algo no corresponde a lo que anhelas.Te entiendo a tope ya que pasé gran parte de mi vida así. A parte de estudiar el contenido de la web. Te invito a que contacte a Ivan (https://www.bioesencia.es/), un gran compañero y experto en transgeneracional. Muchas veces repetimos memorias de nuestros ancestros. Están como “anclados a nuestro ADN”. Cuando descubrí que repetía una y otra vez patrones de algunos miembros de mi familia, decidí reprogramar lo más que esté a mi alcance (sigo en ello), vivo mucho mejor. Me di cuenta que desde cualquier perspectiva existe un aprendizaje. ya me contarás. Un abrazo

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Transformar_malestar_en_bienestar

 

 

Sí, acepto recibir los contenidos de EnAlkimia.com

Gracias Por Suscríbirte

Pin It on Pinterest